BCE busca mayor liquidez para débil economía de la zona euro; quiere forzar crédito bancario

jueves 5 de junio de 2014 11:59 GYT
 

Por John O'Donnell y Eva Taylor

FRANCFORT (Reuters) - El Banco Central Europeo redujo el jueves las tasas de interés a mínimos históricos, lanzó una serie de medidas para proveer de dinero a la lenta economía de la zona euro y prometió que hará más en caso de que sea necesario para combatir el riesgo de una deflación como la de Japón.

La entidad redujo la tasa de depósitos a un día a -0,10 por ciento, recortó la principal tasa de refinanciamiento a 0,15 por ciento y bajó la tasa marginal de crédito, o tasa de préstamos de emergencia, a un 0,40 por ciento.

La tasa negativa implica que por primera vez el BCE cobrará a los bancos por dejar fondos inmovilizados, en un intento por forzarlos a traspasar los recursos hacia empresas pequeñas y medianas.

El banco no implementó compras de activos a gran escala, conocidas como alivio cuantitativo, por ahora, pero el presidente del BCE, Mario Draghi, dijo que se aplicarán más acciones si es necesario.

Draghi delineó un plan de 400.000 millones de euros (544.860 millones de dólares) a cuatro años, dando un incentivo para otorgar préstamos en la zona euro a bancos que habían estado conteniendo sus créditos debido a las inminentes pruebas de solvencia a la industria.

"Ahora estamos en un mundo completamente distinto", declaró Draghi en una conferencia de prensa, citando la "baja inflación, una débil recuperación y débiles dinámicas monetarias y de crédito".

El paquete, adoptado por unanimidad por el consejo del BCE, apunta a aumentar el crédito a la "economía real", afirmó.

"Creemos (que lo que hemos hecho es) un paquete significativo. ¿Hemos terminado? La respuesta es no. No hemos terminado aquí. Si es necesario, dentro de lo que contempla nuestro mandato, no hemos terminado aquí", advirtió.   Continuación...

 
El Banco Central Europeo (BCE) bajó el jueves los tipos de interés a un nuevo mínimo histórico. En la foto, el presidente del BCE Mario Draghi en la rueda de prensa mensual de la institución el 7 de noviembre de 2013. REUTERS/Ralph Orlowski