Precios al productor EEUU caen, pero inflación se seguiría afirmando

viernes 13 de junio de 2014 16:28 GYT
 

Por Lucia Mutikani

WASHINGTON (Reuters) - Los precios al productor en Estados Unidos bajaron en mayo luego de dos meses de avances sólidos, pero los declives no bastaron para modificar las percepciones de que las presiones sobre la inflación están subiendo de modo sostenido.

El Departamento de Trabajo dijo el viernes que su Indice de Precios al Productor (IPP) basado en la demanda final se retrajo un 0,2 por ciento mensual en mayo. En abril se había registrado un incremento de un 0,6 por ciento, la mayor subida en un año y medio.

Los economistas, que habían calculado que los precios al productor subirían, consideraron el declive como una corrección tras las subidas de marzo y abril, y dijeron que no cambiaba sus estimaciones de que los precios se estaban afirmando.

"El resultado neto es un repunte. El fortalecimiento neto hace que la aceleración más modesta en las mediciones más importantes de la inflación al consumidor sean más creíbles", dijo Jim O'Sullivan, economista jefe para Estados Unidos de High Frequency Economics, en Valhalla, Nueva York.

El Gobierno estadounidense actualizó su serie del IPP al comienzo del año para incluir los servicios y la construcción.

La serie se tornó más volátil debido a las oscilaciones grandes en los precios de los servicios comerciales.

El escenario general de la inflación se mantiene contenido en general, con el indicador principal vigilado por la Reserva Federal aun bajo el objetivo del banco central estadounidense de 2 por ciento.

Sin embargo, las mediciones de la inflación al consumidor subieron en abril y se espera que sigan trepando mientras el mercado posiciona a la Fed para que suba las tasas de interés en el segundo semestre de 2015.   Continuación...

 
Imagen de archivo de una serie de contenedores a apilados en el puerto de Seattle, EEUU, ago 21 2012. Los precios al productor en Estados Unidos bajaron en mayo luego de dos meses de avances sólidos, pero los declives no bastaron para modificar las percepciones de que las presiones sobre la inflación están subiendo de modo sostenido.  REUTERS/Anthony Bolante