Inflación de la zona euro se ralentiza en mayo

lunes 16 de junio de 2014 07:36 GYT
 

Por Martin Santa

BRUSELAS (Reuters) - La inflación de la zona euro registró en mayo una nueva desaceleración debido a que el sector de telecomunicaciones y los alimentos mantuvieron los precios bajos, confirmando un problema que el Banco Central Europeo se ha comprometido a resolver.

El índice de precios al consumidor en los 18 países que comparten el euro subió un 0,5 por ciento interanual en mayo, manteniéndose en la "zona de peligro" por debajo del 1 por ciento, dijo el lunes la oficina de estadísticas de la UE, Eurostat.

Los precios cayeron un 0,1 por ciento en una tasa intermensual, luego de que el costo de los servicios se redujo un 0,2 por ciento en comparación con abril.

El dato confirma una problemática tendencia de precios que pesa sobre los países más endeudados y que hizo actuar recientemente al BCE.

En junio, el BCE se convirtió en el primer banco central importante que introduce tasas de depósito negativas, por las que los bancos ven gravados los fondos que depositan en el banco central. También ofreció nuevas inyecciones de fondos a largo plazo a la banca para impulsar el crédito a empresas.

Según los datos reportados el lunes, tres países de la zona euro están experimentando una deflación de precios.

Los precios al consumidor en Grecia cedieron en mayo un 2,1 por ciento interanual, tras una baja del 1,6 por ciento en abril. La tasa anual de inflación en Portugal fue de -0,3 por ciento en mayo. En Chipre, se situó en el -0,1 por ciento.

Con la tasa de inflación anual media en la zona euro en el 0,9 por ciento en mayo, sólo Luxemburgo, Austria, Eslovenia y Finlandia tenían una tasa de inflación anual del 1 por ciento o más.   Continuación...

 
Un euro iluminado es visto frente a la sede del Banco Central Europeo en Fráncfort, 8 de enero de 2013. La inflación de la zona euro registró en mayo una nueva desaceleración debido a que el sector de telecomunicaciones y los alimentos mantuvieron los precios bajos, confirmando un problema que el Banco Central Europeo se ha comprometido a resolver.  REUTERS/Kai Pfaffenbach