Próximo jefe de chilena Codelco deberá hacer malabares para cortar costos y reconquistar a sindicato

miércoles 18 de junio de 2014 09:13 GYT
 

Por Fabián Andrés Cambero y Alexandra Ulmer

SANTIAGO (Reuters) - El éxito del próximo presidente ejecutivo de la cuprífera estatal chilena Codelco dependerá de una sola cosa: lograr un delicado equilibrio entre mejorar la productividad con controles de costos y enmendar las relaciones con los trabajadores.

La mayor productora mundial de cobre quedó sin timonel este mes luego de que el directorio decidió remover a Thomas Keller y lanzar un proceso "relativamente rápido y bastante riguroso" para escoger al sucesor.

Keller, conocido por su fuerte temperamento, llegó a la presidencia de la estatal bajo el mandato del conservador Sebastián Piñera y lideró un plan de reducción de costos que le ganó duras críticas entre los sindicatos de la firma, que además le acusan de profundas fallas en su gestión.

Pero el Gobierno de la socialista Michelle Bachelet, que llegó al poder en marzo prometiendo inclusión y combatir la desigualdad, busca retomar los lazos con los trabajadores sin afectar un ambicioso y multimillonario programa de inversiones.

Codelco, que ha liderado los intentos de la industria por controlar sus costos, tiene en marcha proyectos para contrarrestar el declive natural en las leyes minerales de sus depósitos e impulsar su producción.

Y algunos temen que la anunciada nueva etapa pueda afectar la rentabilidad de las iniciativas o entregar demasiado poder a los trabajadores.

"Los proyectos no se pueden realizar con los costos de los trabajadores y el nivel de productividad que tiene actualmente", aseguró a Reuters Juan Carlos Guajardo, del centro de estudios en minería CESCO.

Pero otros creen que el cambio podría radicar más en el tono de las relaciones laborales que en otra cosa.   Continuación...

 
Una vista de la fundación de Chiquicamata en la mina de cobre al norte de Chile, 2 de abril de 2011. El éxito del próximo presidente ejecutivo de la cuprífera estatal chilena Codelco dependerá de una sola cosa: lograr un delicado equilibrio entre mejorar la productividad con controles de costos y enmendar las relaciones con los trabajadores. REUTERS/Ivan Alvarado