BOE limitará créditos inmobiliarios, endurecerá prueba para acceder a hipotecas

jueves 26 de junio de 2014 08:05 GYT
 

Por Ana Nicolaci da Costa y Huw Jones

LONDRES (Reuters) - El Banco de Inglaterra (BOE por sus siglas en inglés) aplicó los frenos el jueves al mercado de la vivienda de Gran Bretaña con el anuncio de un límite a los créditos para la vivienda y de controles más estrictos sobre si los prestatarios pueden repagar sus hipotecas.

El Comité de Política Financiera del banco central reveló que a partir de octubre limitará las hipotecas por valor de 4,5 veces los ingresos de los prestatarios y dijo que esto se aplicará al 85 por ciento del total de los nuevos créditos para la vivienda.

El mercado de la vivienda de Gran Bretaña ha visto una recuperación estelar gracias las tasas de interés en mínimos históricos, la disminución del desempleo y los planes patrocinados por el Gobierno.

Pero los funcionarios están preocupados por el rápido aumento de los precios de las casas, que están creciendo en torno a un 10 por ciento al año en Gran Bretaña y casi el doble de esa tasa en Londres.

"El FPC no cree que el endeudamiento de los hogares representa una amenaza inminente para la estabilidad", dijo el FPC -el organismo de vigilancia de riesgos del Banco- en su reporte bianual de la estabilidad financiera.

"Pero ha convenido en que es prudente asegurarse contra el riesgo de una flexibilización marcada en las normas de suscripción y un aumento significativo adicional en el número de hogares altamente endeudados", agregó.

El límite se aplicará a todos los bancos que prestan más de 100 millones de libras al año.

(Editado en español por Carlos Aliaga)

 
Imagen de archivo del Banco de Inglaterra es visto en la ciudad de Londres, 7 de agosto de 2013. El Banco de Inglaterra (BOE por sus siglas en inglés) aplicó los frenos el jueves al mercado de la vivienda de Gran Bretaña con el anuncio de un límite a los créditos para la vivienda y de controles más estrictos sobre si los prestatarios pueden repagar sus hipotecas. REUTERS/Toby Melville