Economía chilena crece menos de lo esperado; demanda débil ayuda a superávit comercial

lunes 7 de julio de 2014 12:36 GYT
 

Por Antonio De la Jara

SANTIAGO (Reuters) - La economía chilena creció en mayo menos de lo esperado y el superávit comercial de junio mostró nuevas evidencias de una desaceleración de la demanda interna, lo que anticipa otro trimestre de débil expansión y podría empujar al banco central a relajar aún más su política monetaria.

En mayo, el Indicador Mensual de Actividad Económica (Imacec) creció un 2,3 por ciento interanual en mayo, al igual que en el mes anterior, básicamente por un favorable desempeño de la minería.

El Imacec del quinto mes del año, que contó con un día laboral menos que el año pasado, fue inferior al 3,0 por ciento que esperaban analistas en un sondeo de Reuters.

Pese al "buen desempeño de la producción minera, el resto de la economía continuaría creciendo a un ritmo bastante desacelerado", destacó en un informe la correduría Credicorp.

La actividad económica -medida por el Imacec- acumuló un alza del 2,5 por ciento entre enero y mayo, en el piso del rango (de hasta 3,5 por ciento) que ha estimado el Banco Central para todo 2014.

"A pesar de cierta mejora en el margen, la actividad aún evidencia un bajo dinamismo en términos comparativos respecto del año pasado en respuesta a la débil evolución de la inversión y la moderación del consumo en transcurso del primer semestre", dijo la correduría Bice Inversiones.

En el primer trimestre, el Producto Interno Bruto (PIB) chileno creció un 2,6 por ciento, ya afectado por una debilitada demanda interna, debido a inversiones que se han frenado y un enfriamiento del consumo doméstico pese a una baja de las tasas de interés.

Con todo, el Banco Central dijo que el Imacec desestacionalizado subió un 0,6 por ciento en mayo.   Continuación...

 
En la imagen, un trabajador verifica una mina de cobre cerca a Calama, en el norte de Santiago, Chile. 30 de marzo, 2011. La economía chilena creció en mayo menos de lo esperado y el superávit comercial de junio mostró nuevas evidencias de una desaceleración de la demanda interna, lo que anticipa otro trimestre de débil expansión y podría empujar al banco central a relajar aún más su política monetaria. REUTERS/Ivan Alvarado