Protestas sindicales ponen en jaque a sector agroexportador de Argentina

miércoles 16 de julio de 2014 16:58 GYT
 

Por Nicolás Misculin

BUENOS AIRES (Reuters) - Las protestas de trabajadores ligados a la exportación de granos amenazan con paralizar la actividad de los puertos de Argentina, que el miércoles ya estaban perjudicados por una huelga en reclamo de mejoras salariales a la que se sumará un nuevo paro de una poderosa central sindical de la región.

En medio de una elevada inflación, la tensión entre los trabajadores y las empresas del pujante sector agroexportador por los salarios es cada vez mayor y podría afectar los embarques de uno de los mayores proveedores mundiales de alimentos en un momento de fuerte actividad exportadora.

El miércoles comenzó una huelga de 24 horas de la Unión de Recibidores de Granos de la República Argentina (Urgara).

"Continuarán paralizados durante el jueves los embarques en diferentes puntos del país, entre ellos, los puertos bonaerenses de Quequén y Bahía Blanca, el puerto de Rosario, entre otros", señaló el sindicato en un comunicado.

Sin el trabajo de los recibidores, los granos -principalmente soja, el cultivo más importante del país- no pueden ingresar a puertos ni a acopios.

"Tenemos diferencias con los exportadores respecto de un convenio que regula el trabajo, pero también salariales. Los acuerdos alcanzados el año pasado han quedado totalmente desactualizados con la inflación", explicó a Reuters el secretario gremial de Urgara, Pablo Palacio.

Analistas particulares ubican la inflación anual en Argentina en torno al 30 por ciento.

A esta huelga se le suma otro paro de la Confederación General del Trabajo (CGT) de la localidad de San Lorenzo, en los suburbios del norte de Rosario, el principal polo agroindustrial y de donde sale el 80 por ciento de los embarques agrícolas del país.   Continuación...

 
Imagen de archivo de un camión cargando granos de soja en Chacabuco, Argentina, abr 24 2013. Las protestas de trabajadores ligados a la exportación de granos amenazan con paralizar la actividad de los puertos de Argentina, que el miércoles ya se veían perjudicados por una huelga en reclamo de mejoras salariales que podría replicarse en otros gremios.     REUTERS/Enrique Marcarian