Argentina dice orden de pagar a tenedores holdouts es "extorsión judicial" y no puede cumplirla

viernes 25 de julio de 2014 15:55 GYT
 

Por Alejandro Lifschitz y Maximiliano Rizzi

BUENOS AIRES (Reuters) - Argentina quedó el viernes más cerca de un default de deuda, luego de que una delegación del país no lograra un acuerdo con un mediador en Nueva York en su larga batalla judicial con los fondos de cobertura por su cesación de pagos hace una década.

Los funcionarios liderados por el secretario de Finanzas argentino, Pablo López, volverán esta noche a Buenos Aires tras haberse reunido por apenas poco más de una hora con el mediador Daniel Pollack en sus oficinas en Manhattan.

Pollack fue designado por el juez de distrito Thomas Griesa para buscar la forma de que Argentina cumpla con una sentencia judicial que la obliga a pagar 1.330 millones de dólares más intereses a los inversores "holdouts" que tienen en sus carteras bonos incumplidos tras su masiva cesación de pagos en el 2002.

En Buenos Aires, el ministro de Economía, Axel Kicillof, afirmó que el fallo es "insólito e incumplible" porque puede generar a Argentina demandas por entre 120.000 y 400.000 millones de dólares por parte de acreedores que aceptaron reestructurar sus títulos en default a cambio de fuertes quitas.

"No se encontró ninguna solución para el impasse (en las negociaciones", dijo Pollack en un comunicado tras la reunión.

Por su lado, Argentina afirmó que las conversaciones continuarán en los próximos días.

Griesa bloqueó el mes pasado los pagos de deuda soberana argentina en el exterior hasta que el país compense a los "holdouts".

Kicillof dijo que Argentina está dispuesta a negociar, pero aclaró que debe ser en condiciones justas. Argentina ya mantuvo cuatro reuniones con Pollack, pero se ha negado a sentarse en la misma mesa con los demandantes, liderados por los fondos NML Capital Ltd y Aurelius Capital Management.   Continuación...

 
Imagen del edificio del Ministerio de Economía de Argentina en Buenos Aires. 18 de junio, 2014.  El Gobierno argentino insistió el viernes en que la falta de acuerdo con los acreedores de bonos incumplidos es por la negligencia de los llamados "holdouts" y del juez de la causa, que buscan "pulverizar" las reestructuraciones de deuda realizadas por el país en el 2005 y el 2010. REUTERS/Enrique Marcarian