ENFOQUE-Industria automotriz venezolana, averiada a la orilla del camino

viernes 8 de agosto de 2014 13:14 GYT
 

Por Eyanir Chinea

VALENCIA Venezuela (Reuters) - A pesar de que es hora punta, en la ensambladora de Jeep en Venezuela no se mueve ni una tuerca.

La enorme fábrica en un parque industrial de Valencia, una ciudad a 172 kilómetros al oeste de Caracas, produjo su último vehículo hace cinco meses. Desde que se agotó la materia prima, la mayoría de los más de 1.000 trabajadores de la planta fueron enviados a casa.

"Están pidiendo el despido de 119 trabajadores", dijo Henry Ospina, el secretario del sindicato de trabajadores de Chrysler, la marca dueña de Jeep.

"Estamos dando la pelea. Pero la empresa argumenta que cada día se les pone más cuesta arriba los costos que implican mantener una nómina", dijo en una entrevista junto a la planta donde las máquinas paradas están cubiertas con plástico y los pasillos y oficinas están casi vacías.

La paralización de la industria automotriz venezolana es otro síntoma de las distorsiones generadas por el control de cambios en la nación petrolera, cuya economía se adentra -según analistas- en una dolorosa estanflación.

Sin suficiente acceso a dólares para importar autopartes e insumos, las empresas se vieron forzadas a parar las líneas de producción. Y como consecuencia, la espera para comprar un auto cero kilómetro en Venezuela puede ser de años.

El drama del sector automotriz es producto de la escasez de billetes verdes por el estancamiento de la producción petrolera, fuente de nueve de cada 10 dólares que entran a Venezuela y que son cruciales para la importación de insumos.

Chrysler, subsidiaria de la italiana Fiat-, no es una excepción. Las plantas venezolanas de Ford, General Motors, Toyota, Iveco de la italiana CNH Industrial-, Mack de la sueca Volvo y la japonesa Mitsubishi trabajan al mínimo por los retrasos en la asignación de divisas a través de un control de cambios creado hace una década por las autoridades de la nación petrolera.   Continuación...

 
A man washes his car in a street illuminated by new energy-saving fluorescent light bulbs supplied by a government energy program in Caracas Febraury 9, 2007. President Hugo Chavez plans to invest some of Venezuela's oil wealth in manufacturing solar panels and has begun giving out millions of energy-saving fluorescent light bulbs nationwide. REUTERS/Francesco Spotorno (VENEZUELA) - RTR1M76O