Cuba continúa batallando para atraer nuevos inversionistas extranjeros

jueves 21 de agosto de 2014 15:59 GYT
 

Por Marc Frank

LA HABANA (Reuters) - Cuba aún debe atraer a nuevos inversionistas extranjeros a pesar de haber lanzado en el último año dos importantes iniciativas, una señal de que prevalece la cautela para hacer negocios con el Gobierno comunista y por su propia lentitud a seguir adelante con las reformas de libre mercado.

Cuba abrió en noviembre una zona especial de desarrollo al estilo de China, incluyendo una terminal en la Bahía de Mariel, y aprobó en marzo una ley de inversión extranjera argumentando que necesita más de 2.000 millones de dólares anuales en inversión extranjera directa para impulsar el crecimiento de su economía.

Pero, a pesar del recorte de los impuestos y la reducción de las barreras aduaneras -en línea con otros países del Caribe-, Cuba todavía tiene que superar las desventajas asociadas al embargo de Estados Unidos y a su economía de corte soviético.

"Cuba tiene mucho camino que recorrer en el aprendizaje de cómo reaccionar con agilidad a las oportunidades globales de negocios", dijo Pedro Freyre, quien dirige la esfera internacional de Akerman LLP, un bufete de abogados de Miami.

La ley de inversión extranjera, que entró en vigor a fines de junio, redujo a la mitad el impuesto a las ganancias y ofreció su exención por ocho años a los nuevos inversionistas además de eliminar el tributo al uso de la mano de obra.

Aunque los potenciales inversores celebraron los recortes de impuestos, algunos siguen cautelosos sobre el régimen legal de Cuba, especialmente luego del reciente encarcelamiento de un grupo de ejecutivos extranjeros y la apropiación de sus negocios en la isla por acusaciones de corrupción.

"Los beneficios no son extraordinarios para los estándares regionales y globales, y el pequeño número de proyectos propuestos hasta el momento está todavía en estudio o quizá ha llegado a la fase de preacuerdo", dijo un diplomático europeo.

Los proyectos de inversión, que deben ser aprobados al más alto nivel de Gobierno, incluyen sectores de la manufactura ligera, embalajes, energía alternativa, industria farmacéutica y logística, según las autoridades cubanas.   Continuación...

 
Una serie de contenedores de la firma Crowley almacenados en el puerto de Mariel, Cuba, ene 27 2014. Cuba aún debe atraer a nuevos inversionistas extranjeros a pesar de haber lanzado en el último año dos importantes iniciativas, una señal de que prevalece la cautela para hacer negocios con el Gobierno comunista y por su propia lentitud a seguir adelante con las reformas de libre mercado.    REUTERS/Claudia Daut