Producción de autos en Brasil sube en agosto pese a debilidad de la industria

jueves 4 de septiembre de 2014 13:04 GYT
 

SAO PAULO (Reuters) - La producción de automóviles en Brasil creció en agosto, aunque el leve avance no compensaría la preocupación por una crisis de la industria ante la debilidad de la economía local, la escasa confianza del consumidor y la caída de las exportaciones.

La producción de autos y camiones en Brasil creció un 5,3 por ciento en agosto con respecto a julio, mientras que las ventas cayeron un 7,6 por ciento en el mismo período, informó el jueves la asociación nacional de fabricantes de vehículos Anfavea.

En la comparación con agosto del 2013, la producción de automóviles se redujo un 22,4 por ciento y las ventas cayeron un 17,2 por ciento.

La industria automotriz de Brasil, que representa un quinto de la producción manufacturera del país, ha reducido la producción este año ante la baja de las ventas.

Anfavea reiteró el jueves un pronóstico anterior de una baja de un 10 por ciento en el 2014 con respecto al año previo, mientras que las ventas disminuirían un 5,4 por ciento.

El Gobierno de Dilma Rousseff, que competirá por la reelección el mes próximo, ofreció exenciones tributarias y créditos a bajo costo para ayudar a la industria.

A cambio del estímulo a la industria, el Gobierno brasileño pidió a las automotrices que mantengan los niveles del empleo durante una desaceleración hace dos años.

Pero la industria automotriz redujo su fuerza laboral en casi un 5 por ciento entre enero y julio ante la baja en la demanda doméstica.

La industria también ha sido afectada por una caída en las exportaciones. En agosto, los envíos se derrumbaron un 50,6 por ciento con respecto al año previo y en lo que va del año muestran una baja de un 38,1 por ciento.   Continuación...

 
Vehículos nuevos estacionados en la zona de stock de la planta Volkswagen en Sao Bernardo. Imagen de archivo, 20 agosto, 2014. La producción de automóviles en Brasil creció en agosto, aunque el leve avance no compensaría la preocupación por una crisis de la industria ante la debilidad de la economía local, la escasa confianza del consumidor y la caída de las exportaciones.. REUTERS/Paulo Whitaker