OBITUARIO - Emilio Botín: el conquistador de la banca española

miércoles 10 de septiembre de 2014 11:08 GYT
 

Por Sarah White y Sonya Dowsett

MADRID (Reuters) - Emilio Botín, patriarca de una de la dinastías empresariales más importantes de Europa que falleció el martes a los 79 años, fue reconocido por transformar una pequeña entidad de provincias, el Banco de Santander, en uno de los mayores del mundo y contribuir al destacado crecimiento económico de su país en los años 90.

Conocido por su habilidad para sellar acuerdos, Botín -o "Don Emilio", como se le conocía en el Banco Santander, el mayor banco de la zona euro- procedía de una familia de banqueros.

Siguió los pasos de su abuelo y su padre, ambos llamados Emilio, en la presidencia del Santander. Deja seis hijos, y la mayor, Ana Patricia Botín, es ahora la favorita para hacerse cargo del banco.

Bajo el mando de Botín durante 28 años, el Santander emprendió una vorágine de adquisiciones en América Latina en los años 90, encabezando una "conquista" empresarial española en el continente.

Asimismo, adquirió en 2004 el británico Abbey National, una compra por unos 13.000 millones de euros que catapultó a España al centro del sistema bancario mundial.

Forbes estimó su fortuna personal en 1.100 millones de dólares.

"Ha sido un hombre capaz de hacer del Banco Santander el banco más importante de nuestro país (...) y una figura clave en la internacionalización del sector financiero español", dijo el presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, el miércoles.

Cuando parte del sector financiero español recurrió a un rescate en 2012, el Santander salió relativamente indemne, ya que la presencia internacional del banco lo blindó de la debacle económica nacional.   Continuación...

 
Imagen de archivo de Emilio Botín, presidente del Banco Santander, durante la entrega de resultados de la compañía en Boadilla del Monte, ene 30 2014. Emilio Botín, patriarca de una de la dinastías empresariales más importantes de Europa que falleció el martes a los 79 años, fue reconocido por transformar una pequeña entidad de provincias, el Banco de Santander, en uno de los mayores del mundo y contribuir al destacado crecimiento económico de su país en los años 90.  REUTERS/Sergio Perez