3 de noviembre de 2014 / 21:04 / en 3 años

Por qué Argentina es la formación de esquisto más atractiva fuera de EEUU

LONDRES (Reuters) - La presidenta de Argentina, Cristina Fernández, es la clase de líder política populista que a los mercados financieros les encanta odiar.

Para los intereses empresariales y los medios se ha convertido en una villana arquetípica, un símbolo de todo lo que ha ido mal en la economía de su país durante el último siglo.

La disfunción económica argentina es legendaria, con una polarización política extrema, cesación de pagos en serie, devaluaciones, hiperinflación y expropiaciones de propiedad extranjera, culminando con la nacionalización de la compañía petrolera YPF en 2012 y un enfrentamiento con tribunales estadounidenses en 2014 por la deuda impaga.

El país sigue fuera de los mercados internacionales de deuda, mientras sus abogados discuten cómo pagar a los tenedores de bonos reestructurados sin tener que cancelar también a los inversores que se negaron a participar en canjes de deuda.

El Gobierno federal mantiene estrictos controles sobre las importaciones, al igual que sobre las repatriaciones de capital y de ganancias, para proteger las magras reservas de divisas extranjeras de Argentina.

La mejor manera de describir las relaciones entre el Gobierno y la mayoría de la comunidad empresarial y los inversores extranjeros es confrontacional.

En el sector de la energía, la producción de petróleo y gas se ha estancado en las dos últimas décadas mientras ha subido el consumo, añadiendo presión a la balanza de pagos.

La producción petrolera ha estado descendiendo, desde un punto máximo de más de 900.000 barriles por día (bpd) en 1998 a un poco más de 700.000 bpd en 2013, y Argentina se convirtió en un importador neto de crudo en 2012.

Sin embargo, a los pies de los Andes, el país tiene recursos de categoría mundial de esquisto en las formaciones Vaca Muerta y Los Molles, en la Cuenca de Neuquén.

La gubernamental Administración de Información de Energía de Estados Unidos calcula que Argentina tiene los cuartos mayores recursos mundiales de petróleo de esquisto recuperable, con unos 27.000 millones de barriles, solo por detrás de Rusia, Estados Unidos y China.

El Gobierno actualizó recientemente las leyes energéticas para relajar los controles de cambio para los inversores en el sector del petróleo y el gas, armonizar el tratamiento en las provincias y establecer cláusulas fiscales más favorables.

No obstante, muchos observadores siguen siendo escépticos acerca de si el esquisto puede ser desarrollado de forma exitosa sin un cambio fundamental en el clima de negocios.

“Vendiendo una Vaca Muerta” fue el titular de un artículo que apareció en la revista The Economist en julio de 2013, una muestra típica de la actitud de los medios internacionales.

Pero hay otra cara de la historia, que sugiere que Argentina podría tener una de las mayores formaciones de esquisto fuera de Estados Unidos (“Al borde del default, Argentina vive un auge de la perforación petrolera”, 21 de julio).

SIGA LA PERFORACIÓN

Hay más plataformas de perforación de petróleo y gas en el país que nunca antes en los 30 últimos años, según la compañía de servicios petrolíferos Baker Hughes. La cantidad se ha duplicado desde 2009 a unos 100 yacimientos operando en septiembre.(link.reuters.com/jew33w)

Hay más actividad de perforación en Argentina que en ninguna otra parte, salvo Estados Unidos, Canadá, Rusia, China, Arabia Saudita e India.

En 2013, el gigante petrolero estadounidense Chevron firmó un acuerdo con YPF para un programa de explotación de 5.000 acres (unas 2.000 hectáreas) en la Cuenca de Neuquén.

En total, perforaron 109 pozos en 2013 y el plan incluye 140 más en 2014, según Chevron.

En una teleconferencia con inversores el 1 de agosto, la compañía reveló que tenía 19 plataformas activas en la primera mitad del año y que ya había perforado 89 pozos.

“Chevron está feliz con los resultados iniciales en Vaca Muerta”, dijo el jefe de exploración de Chevron a los analistas. “Los resultados de la perforación identificaron dos puntos en los que estamos centrando nuestra actividad. En una de esas áreas hemos comenzado un programa (de perforación) horizontal”.

“Hemos visto un repunte de la producción, lo que nos hace confiar en que conseguiremos el crecimiento que anticipamos cuando entramos en esta formación”, agregó.

Otras compañías norteamericanas más pequeñas de exploración y producción también tienen programas activos de perforación en Vaca Muerta.

Por supuesto, todas estas compañías de exploración y producción son muy optimistas acerca del futuro de la formación. Pero sería un error menospreciar por completo su entusiasmo.

Vaca Muerta ha tenido un progreso más rápido que otras formaciones de esquisto en Polonia y China.

RECURSO DE CLASE MUNDIAL

La formación sigue siendo especulativa desde una perspectiva política y de regulación. Pero la geología es favorable (con cientos de metros de espeso esquisto marino rico en materia orgánica). Neuquén tiene una larga historia de producción convencional, con oleoductos que van hasta Buenos Aires.

Neuquén fue denominada como “quizás la mejor cuenca de esquisto fuera de Norteamérica en términos geológicos” por Advanced Resources International, la consultora que llevó a cabo el destacado análisis de 137 formaciones de esquisto en todo el mundo a nombre de la Administración de Información de Energía (“Análisis de EIA/ARI sobre los recursos mundiales de gas y petróleo de esquisto”, 17 de julio de 2013).

Vaca Muerta ya ha despertado un gran interés de los inversores que buscan separar el potencial petrolero de Argentina de su turbulencia política y económica.

En agosto de 2014 se supo que el multimillonario inversor en fondos de cobertura George Soros había más que duplicado su participación en YPF hasta el 3,5 por ciento.

Los escépticos de la comunidad empresarial, la política y los medios se preguntan si el potencial de Vaca Muerta podría ser realidad alguna vez bajo el actual Gobierno.

No obstante, el ejecutivo de Cristina Fernández ha favorecido la producción de esquisto. En cualquier caso, las próximas elecciones presidenciales de Argentina están previstas para octubre de 2015 y ella se enfrenta a una limitación de mandatos que le impide buscar una reelección inmediata.

Con un récord de perforaciones ya en camino, recursos de esquisto de buena calidad, apoyo del gobierno local y un fuerte interés de inversores extranjeros como Chevron y Soros, sería una locura descartar el potencial de Argentina como una de las mayores formaciones fuera de Norteamérica.

Argentina es una aventura de alto riesgo, definitivamente no apta para cardiacos. Pero las grandes recompensas en la industria petrolera son para los que asumen grandes riesgos. No hay opciones de bajo riesgo.

Los peligros en Argentina no son peores que alternativas como la Cuenca Sichuan en China, el esquisto Bazhenov en Rusia, o perforar en Irak, Sudán, las aguas del Ártico o mar adentro en África.

Los escépticos suelen despreciar las nuevas formaciones. Los pesimistas vaticinaron que el esquisto Barnett de Texas y el Bakken de Dakota del Norte decaerá pronto porque la producción no es sustentable.

En contraste con Sichuan, Bazhenov o el Ártico, y mucho más con los depósitos de esquisto en la costa británica, en Vaca Muerta ya se han perforado cientos de pozos y se está produciendo petróleo.

Gracias a su magnífica geología, Vaca Muerta sigue siendo una de las formaciones más prometedoras de todo el mundo para los inversores dispuestos a pasar por alto comentarios extremadamente polarizados para analizar los riesgos y condiciones subyacentes.

Editado en español por Carlos Serrano

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below