Impresión de dinero de BCE se acerca, bancos muestran interés modesto en préstamos baratos

jueves 11 de diciembre de 2014 08:15 GYT
 

Por John O'Donnell y Paul Carrel

FRÁNCFORT (Reuters) - El Banco Central Europeo obtuvo una respuesta tibia por parte de los bancos el jueves en su lucha por revitalizar a la débil economía de la zona euro, lo que sumó presión sobre los consejeros de BCE para que comiencen a imprimir dinero el próximo año a fin de comprar bonos soberanos.

Los bancos tomaron casi 130.000 millones de euros (160.000 millones de dólares) en créditos a cuatro años del BCE en su más reciente ronda de préstamos, cifra que se ajusta a lo previsto por los operadores, pero que lleva el total a 212.400 millones de euros, mucho menos que el límite superior de 400.000 millones de euros establecidos para fin de año.

Los préstamos fueron considerados como una de las plataformas clave del BCE para librar una batalla cada vez más difícil para impedir que la economía de la zona euro caiga en recesión y para prevenir la deflación.

El jueves, la inflación subyacente de Francia se volvió negativa, en su primera caída desde que comenzaron los registros en 1990, lo que remarca la gravedad de la situación en la segunda mayor economía de la zona euro.

Los bajos intereses de los bancos se traducen en que ahora el BCE probablemente tendrá que imprimir dinero para comprar bonos gubernamentales para mantener la promesa clave de expandir su hoja de balance de activos, como bonos o créditos a bancos, a 1 billón de euros.

Para agravar las cosas en ese frente, los bancos están pagando anticipadamente préstamos de emergencia entregados por el BCE durante el momento más álgido de la crisis financiera, lo que significa que el impacto neto de la nueva ronda de crédito podría ser pequeño.

A diferencia de ofertas similares previas, en que los bancos dejaban buena parte del dinero en el BCE como un colchón de seguridad, esta vez tendrán que pagar por hacerlo.

Pero encontrar oportunidades para usar el dinero del BCE para préstamos es difícil, dado que la economía en el bloque de 18 países se está paralizando y la confianza de las empresas disminuye.   Continuación...

 
Una escultura del euro frente a la sede del Banco Central Europeo en Frankfurt. Imagen de archivo, 26 octubre, 2014.  El Banco Central Europeo obtuvo una respuesta tibia por parte de los bancos el jueves en su lucha por revitalizar a la débil economía de la zona euro, lo que sumó presión sobre los consejeros de BCE para que comiencen a imprimir dinero el próximo año a fin de comprar bonos soberanos. REUTERS/Ralph Orlowski