Encuesta del BOJ revela una confianza empresarial débil en Japón, subraya retos para Abe

lunes 15 de diciembre de 2014 07:15 GYT
 

Por Leika Kihara y Tetsushi Kajimoto

TOKIO (Reuters) - La confianza empresarial japonesa apenas mejoró en el cuarto trimestre y se prevé un empeoramiento, lo que ofrece al primero ministro Shinzo Abe un sombrío recordatorio de los desafíos que enfrenta para reactivar a una economía golpeada por la recesión, un día después de su gran victoria en las elecciones del domingo.

Mientras que el gasto de capital corporativo fue sólido, la encuesta trimestral "tankan" del Banco de Japón (BOJ, por su sigla en inglés) publicada el lunes también subrayó las dudas entre las empresas sobre la estrategia de Abe para generar un crecimiento económico duradero.

"Con la elección atrás, Abe debe cambiar sus políticas de unas que simplemente buscan estimular la confianza a unas que realmente puedan cambiar la manera como actúan las empresas. De lo contrario, los beneficios de los Abenomics no se traspasarán hacia abajo", dijo Kyohei Morita, economista jefe para Japón de Barclays Capital.

La arrolladora victoria electoral de Abe le da un nuevo mandato para aplicar sus políticas conocidas como "Abenomics" que incluyen un fuerte estímulo y reformas estructurales.

La estrategia del primer ministro para poner fin a 15 años de deflación e impulsar el crecimiento sostenible sólo ha tenido un éxito modesto hasta ahora, impulsando el mercado de valores y aumentando las ganancias de los exportadores gracias a un yen débil.

Sin embargo, el círculo virtuoso tan esperado de una mayor inversión de capital, aumento en los salarios y en la demanda interna y un crecimiento robusto aún tiene que materializarse plenamente.

El sondeo tankan del lunes ejemplifica este avance lento, ya que las empresas mantuvieron sus planes sólidos de gasto de capital y se quejaron de escasez de mano de obra.

Pero la confianza entre los grandes fabricantes empeoró ligeramente y mejoró modestamente entre las empresas del sector de servicios a pesar de fuertes subidas en la renta variable y las fuertes caídas del yen.   Continuación...

 
El primer ministro de Japón, Shinzo Abe, durante una conferencia de prensa en Tokio, 15 diciembre, 2014. La confianza empresarial japonesa apenas mejoró en el cuarto trimestre y se prevé un empeoramiento, lo que ofrece al primero ministro Shinzo Abe un sombrío recordatorio de los desafíos que enfrenta para reactivar a una economía golpeada por la recesión, un día después de su gran victoria en las elecciones del domingo. REUTERS/Toru Hanai