15 de diciembre de 2014 / 18:03 / hace 3 años

Gobierno británico fija ambicioso objetivo presupuestario a pocos meses de elecciones

El ministro de Finanzas de Gran Bretaña, George Osborne, camino al Parlamento en Londres. Imagen de archivo, 3 diciembre, 2014. La coalición de dos partidos que gobierna Gran Bretaña prometió el lunes dotar sus ambiciosos objetivos presupuestarios de una base más formal, en una decisión con gran trasfondo político que pretende complicar al opositor Partido Laborista.Alastair Grant/pool

LONDRES/POOLE, Inglaterra (Reuters) - La coalición de dos partidos que gobierna Gran Bretaña prometió el lunes dotar sus ambiciosos objetivos presupuestarios de una base más formal, en una decisión con gran trasfondo político que pretende complicar al opositor Partido Laborista.

La rebaja del déficit británico ha sido el principal objetivo económico de la coalición entre conservadores y liberaldemócratas desde que llegó al poder en 2010, y el ministro de Finanzas, George Osborne, quiere que siga siendo uno de las principales metas en el camino hacia las elecciones nacionales de mayo de 2015.

El compromiso anunciado este lunes busca obligar a los laboristas a que respalden el objetivo, dando una aprobación tácita a las tesis fiscales de Osborne, o a que se opongan, enfrentándose a críticas por falta de disciplina fiscal.

En una declaración escrita al Parlamento el lunes, Osborne dijo que reducirá de cinco a tres años el límite de tiempo oficial para que el Gobierno tenga un superávit presupuestario, en un intento de consolidar los planes anunciados a principios de este mes.

"Siempre he sido claro de que se necesitarán más elecciones difíciles en el próximo parlamento para eliminar el déficit y rebajar la deuda. Este decreto cumple el compromiso de acabar el trabajo y mantener la estabilidad económica", dijo Osborne.

Los laboristas aseguran que intentarán equilibrar el presupuesto para el fin de la década, permitiendo un ritmo más lento de los recortes de gasto y más tiempo para que el crecimiento impulse la recaudación de impuestos.

El primer ministro David Cameron dijo en la ciudad suroccidental de Poole que hay que reducir más rápido el déficit para asegurar que el país puede lidiar con los imprevistos.

"Si golpea de nuevo una tormenta económica, las familias de todo este país sentirían los efectos: personas sin poder dormir preocupadas por sus hipotecas, cierre de empresas, pérdida de empleos y de viviendas", sostuvo.

Editado en español por Carlos Serrano

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below