Rousseff reducirá presupuesto en Brasil para recuperar confianza de inversores

jueves 18 de diciembre de 2014 20:26 GYT
 

Por Brian Winter

BRASILIA (Reuters) - La presidenta brasileña, Dilma Rousseff, planea un paquete de recorte de gastos y alzas de impuestos por hasta 100.000 millones de reales (unos 36.000 millones de dólares), en un agresivo intento para recuperar la confianza de los inversores en medio de una creciente tensión en los mercados emergentes, dijeron a Reuters funcionarios de Gobierno.

El ajuste fiscal, que está en la parte alta de las expectativas del mercado, es la última señal de que Rousseff adopta una agenda significativamente más austera y amigable con los mercados para su segundo mandato, que comienza el 1 de enero.

También ocurre cuando algunos socios de Brasil se protegen de la caída en los precios de las materias primas y una pérdida de confianza general en los mercados emergentes.

El banco central de Rusia elevó su tasa de interés en 6,5 puntos porcentuales esta semana en medio del reciente desplome de los precios del petróleo y de su moneda.

Tras un fuerte auge la década pasada, la economía de Brasil ha promediado un crecimiento de menos del 2 por ciento anual, con una alta inflación, durante los cuatro primeros años de mandato de Rousseff.

Ese registro mediocre, en conjunto con decepcionantes recaudaciones de impuestos, una reciente inestabilidad global, y una caída de precios de materias primas clave para Brasil como el mineral de hierro, convencieron a Rousseff de realizar un importante cambio en la política, aseguraron los funcionarios, que hablaron bajo condición de anonimato.

Como parte del cambio, Rousseff le entregará a su designado ministro de Hacienda, Joaquim Levy, un ex banquero con una buena reputación en Wall Street, "carta blanca" para dirigir la economía como le parezca, afirmó un funcionario cercano a la presidenta.

Rousseff toma personalmente muchas decisiones sobre la política económica, como recortes dirigidos de impuestos, que erosionaron las finanzas de la mayor economía de América Latina y dañaron la confianza de los inversores durante su primer mandato.   Continuación...

 
La presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, sostiene un diploma presentado por el presidente del Tribunal Superior Electoral, José Antonio Dias Toffoli (no aparece en la foto) durante una ceremonia en el edificio de la Corte Electoral en Brasilia, 18 de diciembre de 2014.  Rousseff planea un paquete de recorte de gastos y alzas de impuestos por hasta 100.000 millones de reales (unos 36.000 millones de dólares), en un agresivo intento para recuperar la confianza de los inversores en medio de una creciente tensión en los mercados emergentes, dijeron a Reuters funcionarios de Gobierno. REUTERS/Joedson Alves