ANÁLISIS-Mientras el crudo cae, Rusia es agobiada por gasto militar y social

martes 30 de diciembre de 2014 09:52 GYT
 

Por Darya Korsunskaya y Elena Fabrichnaya

MOSCÚ (Reuters) - Las autoridades rusas enfrentarán algunas opciones desagradables en sus esfuerzos por mantener a flote a la economía, a menos que puedan convencer al presidente Vladimir Putin de que reduzca enormes gastos militares.

Los funcionarios temen que si no se limita el presupuesto de defensa, el Gobierno pueda verse forzado a elevar los impuestos, aumentar la edad de jubilación o imprimir dinero para impedir que el déficit estatal se salga de control.

Pese a la crisis provocada por el desplome de los precios del petróleo y las sanciones occidentales, creen que Rusia puede aguantar el próximo año, siempre y cuando el crudo -su principal producto de exportación- se mantenga en los niveles actuales y no baje más.

Pero incluso el petróleo a 60 dólares por barril es apenas un poco más de la mitad de lo que necesita el Kremlin para equilibrar su presupuesto, y se está quedando sin dinero rápidamente.

Sin una acción radical, los funcionarios están mucho menos confiados respecto a 2016 y 2017, e incluso antes, si los precios globales del crudo siguen bajando hacia los 40 dólares por barril.

Una alta fuente gubernamental rusa manifestó su preocupación por los efectos de un déficit no controlado en uno de los dos fondos rusos construidos a partir de ingresos petroleros pasados.

"Si no se reducen los gastos y persisten los riesgos a los ingresos, tendremos un déficit de 4 billones de rublos. El Fondo de Reserva se gastará en 18 meses", comentó.

"En 2016 no tendremos recursos para cumplir con nuestras obligaciones presupuestarias. Ni hablar de 2017", agregó.   Continuación...

 
Una extractora de petróleo perteneciente a Rosneft vista en un campo en Akhtyrskaya, en la región de Krasnodar. Imagen de archivo, 21 diciembre, 2014. Las autoridades rusas enfrentarán algunas opciones desagradables en sus esfuerzos por mantener a flote a la economía, a menos que puedan convencer al presidente Vladimir Putin de que reduzca enormes gastos militares. REUTERS/Eduard Korniyenko