Acreedores que demandan a Argentina deberán armarse de paciencia

martes 30 de diciembre de 2014 14:51 GYT
 

Por Nicolás Misculin y Eliana Raszewski

BUENOS AIRES (Reuters) - Los acreedores que demandaron a Argentina tendrían que esperar al sucesor de la presidenta Cristina Fernández para negociar el cobro de sus bonos, ya que el Gobierno no ha mostrado intención de endulzar su oferta aún cuando en pocas horas vence el escollo que tiene para hacerlo.

Si bien un acuerdo sería beneficioso tanto para los tenedores de deuda como para Argentina, el país sudamericano no quiere arriesgarse a hacer un pago que podría disparar multimillonarios reclamos de otros bonistas. Y eso sería muy difícil de afrontar con unas menguadas reservas internacionales.

Del otro lado del ring, los acreedores que demandaron al país y no aceptaron los canjes previos de deuda no cederán fácilmente en su pretensión de cobrar toda la deuda porque cuentan con un fallo favorable de la justicia de Estados Unidos.

Como nadie parece dispuesto a dar el brazo a torcer, no se ven muchas posibilidades de una negociación exitosa en los próximos meses.

"No va a haber nada nuevo. No cambia nada para nosotros ni el 1 de enero, ni el 2, ni el 3, ni el 4", señaló a Reuters una fuente del Ministerio de Economía, aludiendo a una cláusula que vence el 31 de diciembre y que impide ofrecer mejores términos que los aceptados por los que canjearon sus bonos años atrás.

Argentina cayó en una cesación de pagos técnica a mediados de año, luego de negarse a cumplir un fallo de un juez de Nueva York que ordenó pagar el total de los 1.330 millones de dólares más intereses que debe a los fondos, conocidos como "holdouts" por haber rechazado los canjes.

El magistrado bloqueó entonces los pagos del país austral a los demás acreedores de su deuda, asegurando que antes de pagar a los que aceptaron canjear sus bonos, Argentina debía cancelar su pasivo con los holdouts.

El incumplimiento llegó en mal momento: terminó de cerrar las puertas de los mercados globales de deuda al país, justo cuando su economía sufre un estancamiento, una alta inflación y su balanza comercial se ha deteriorado.   Continuación...

 
Un grafiti alusivo a la crisis de deuda de Argentina con sus tenedores de bonos dibujado en una calle de Buenos Aires, sep 24 2014. Los acreedores que demandaron a Argentina tendrían que esperar al sucesor de la presidenta Cristina Fernández para negociar el cobro de sus bonos, ya que el Gobierno no ha mostrado intención de endulzar su oferta aún cuando en pocas horas vence el escollo que tiene para hacerlo. REUTERS/Marcos Brindicci