ANÁLISIS-El año financiero comienza con toda la atención en el BCE y Berlín

domingo 4 de enero de 2015 14:50 GYT
 

Por Noah Barkin

BERLÍN (Reuters) - En agosto de 2012, durante una visita a Canadá, la canciller alemana Angela Merkel despejó las dudas sobre su apoyo a Mario Draghi y las promesas del jefe del BCE, hechas unas semanas antes, de que haría lo que fuera necesario para preservar el euro.

La promesa del italiano fue recibida con un aluvión de críticas en Alemania. Sin embargo, Merkel dijo a los periodistas reunidos en el Parlamento canadiense en Ottawa que las declaraciones de Draghi estaban "totalmente de acuerdo" con su propia visión de la crisis.

Sus comentarios ayudaron a convencer a los mercados de que Draghi tenía el apoyo político para respaldar sus palabras con acciones audaces, calmando los temores de que se produjera una catastrófica ruptura del euro.

Dos años y medio después, la crisis en el bloque de la moneda única ha pasado de aguda a crónica y una vez más lo toca a Draghi salir al rescate.

Mientras Europa comienza el 2015 con tropiezos, acosada por un débil crecimiento y la perspectiva de deflación, Draghi está a punto de lanzar las compras masivas de bonos soberanos con dinero nuevo -también conocido como flexibilización cuantitativa (QE)- con la esperanza de reavivar la economía europea.

Pero esta vez, no está claro si podrá contar con el mismo apoyo de Berlín.

Sin esta colaboración, la eficacia de cualquier programa de QE podría verse afectada. Para empezar, esta desavenencia puntual entre Alemania y el BCE anunciaría una nueva fase peligrosa para Europa en la que las dos fuerzas con más peso en las estrategias del bloque llevan el paso cambiado.

En una inusual entrevista de cuatro páginas el viernes con el diario alemán Handelsblatt, Draghi hacía un esfuerzo para extender la mano y evitar dicho choque, diciendo que el riesgo de que el BCE no pueda preservar la estabilidad de precios había aumentado y es posible que tenga que actuar para cumplir con su mandato.   Continuación...

 
Foto de archivo del presidente del BCE, Mario Draghi, y la canciller alemana, Angela Merkel, durante una cumbre de líderes de la UE en Bruselas, 29 jun 2012. En agosto de 2012, durante una visita a Canadá, la canciller alemana Angela Merkel despejó las dudas sobre su apoyo a Mario Draghi y las promesas del jefe del BCE, hechas unas semanas antes, de que haría lo que fuera necesario para preservar el euro.
REUTERS/Francois Lenoir/Files