Precio del petróleo caería hasta que grandes manufactureros asiáticos sientan el beneficio

miércoles 7 de enero de 2015 09:02 GYT
 

Por Henning Gloystein

SINGAPUR (Reuters) - Los precios del petróleo seguirán cayendo a medida que una alta producción encuentre una demanda débil, y los mercados sólo se recuperarán cuando las grandes economías manufactureras, particularmente en Asia, sientan los beneficios de la energía más barata.

Al mismo tiempo, la fortaleza del dólar también ejerce presión sobre los precios del crudo.

Los precios del petróleo han bajado a la mitad desde junio del 2014, a cerca de mínimos en 6 años, al desacelerarse el crecimiento económico global, y analistas afirman que un creciente excedente en los suministros llevará a que los precios bajen más antes de que se registre un repunte.

Por el lado de la oferta, la presión a la baja proviene de una bonanza en la producción del petróleo de esquisto en Estados Unidos y, más recientemente, por la decisión de la Organización de Países Exportadores de Petróleo de no reducir la producción para respaldar a los precios.

En vez de eso, la OPEP optó por defender su participación de mercado frente al petróleo de esquisto estadounidense.

"Los riesgos para los precios del petróleo permanecen a la baja en el corto plazo", dijo ANZ Bank el miércoles.

"Los productores de esquisto (en Estados Unidos) no comenzarán a sentir la presión por otros seis meses. Además, existe la posibilidad de más aumentos de suministro de miembros de la OPEP (...) como Libia, Nigeria y Venezuela, que podría presionar aún más a la baja a los precios", agregó.

También hay más petróleo en el sistema debido a que las economías en desaceleración están usando menos y en la medida en que mejora la eficiencia energética.   Continuación...

 
Un extractor de pretóleo visto en un campo de crudo cerca de Calgary. Imagen de archivo, 21 julio, 2014. Los precios del petróleo seguirán cayendo a medida que una alta producción encuentre una demanda débil, y los mercados sólo se recuperarán cuando las grandes economías manufactureras, particularmente en Asia, sientan los beneficios de la energía más barata. REUTERS/Todd Korol