SONDEO-Monedas de mercados emergentes se enfrentan a un año movido

miércoles 7 de enero de 2015 11:41 GYT
 

Por Silvio Cascione

BRASILIA (Reuters) - Las monedas de mercados emergentes van a seguir bajo presión durante el 2015, según un sondeo de Reuters, pero no se debilitarían tanto como el año pasado, ya que los precios de las materias primas y políticas monetarias menos flexibles en Estados Unidos ya habrían sido asimiladas.

Todas las monedas de los principales países emergentes, excepto el peso mexicano, caerían este año, según la mediana de los pronósticos de más de 80 estrategas y economistas encuestados.

El real brasileño, la lira turca y el rand sudafricano rand, que se desplomaron cerca o más de un 10 por ciento a mínimos de la década en 2014, tendrían bajas de entre un 1 y un 5 por ciento durante 2015.

La mediana de los pronósticos para el rublo, que quedó atrapado en medio de una fuga de capitales, sigue siendo que la moneda repuntará desde su nivel actual.

La estimación más pesimista para la moneda rusa prevé un desplome de otro 30 por ciento.

"La dicotomía entre la política monetaria en Estados Unidos y Reino Unido y las de Europa y Japón, junto con la baja en los precios de las materias primas y un crecimiento más débil en China, forman un cóctel bastante letal para el riesgo de las monedas de mercado emergente", dijo Jeffrey Schultz, economista de BNP Paribas Cadiz Securities, en Johanesburgo.

El tema es que la lista de potenciales riesgos no es nueva.

Por ejemplo, los precios del petróleo se han desplomado más de un 50 por ciento desde mediados de 2014 y podrían tocar fondo antes de fin de año, mientras que la Reserva Federal ha sugerido que podría subir las tasas de interés de Estados Unidos en 2015.   Continuación...

 
Una persona camina frente a una casa de cambios en el centro de Santiago, oct 30 2014. Las monedas de mercado emergente van a seguir bajo presión durante 2015, según un sondeo de Reuters, pero no se debilitarían tanto como el año pasado, ya que los precios de las materias primas y políticas monetarias menos flexibles en Estados Unidos ya habrían sido asimiladas en los precios.  REUTERS/Ivan Alvarado