20 de enero de 2015 / 12:57 / hace 3 años

Producción de acero de 2014 en China crece a su ritmo más bajo desde 1981

3 MIN. DE LECTURA

Un trabajador revisa rollos de acero en una planta en Lianyungang. Imagen de archivo, 11 octubre, 2014. La producción de acero de China creció en 2014 a su ritmo más lento en tres décadas, en un contexto de enfriamiento económico que provocó la caída de la demanda en el mayor productor mundial, unido a las medidas del Gobierno para combatir el exceso de volumen y la contaminación.China Daily

SHANGHAI (Reuters) - La producción de acero de China creció en 2014 a su ritmo más lento en tres décadas, en un contexto de enfriamiento económico que provocó la caída de la demanda en el mayor productor mundial, unido a las medidas del Gobierno para combatir el exceso de volumen y la contaminación.

La desaceleración sugiere que las autoridades chinas tuvieron cierto éxito en sus esfuerzos por bajar la producción y cerrar plantas contaminantes, aunque los analistas advirtieron de posibles revisiones al alza de los datos de 2014, al tiempo que se prevé un leve aumento de la producción en 2015.

"Este año seguimos esperando un crecimiento marginal de la producción de acero, ya que Pekín ha acelerado la aprobación de proyectos de construcción de infraestructuras", dijo Sara Wang, analista de Masterlink Securities en Shanghái.

La producción alcanzó un récord de 822,7 millones de toneladas -cerca de la mitad de la producción global prevista-, pero subió apenas un 0,9 por ciento en relación al año anterior, el crecimiento más lento desde 1981, según mostraron el martes datos de la Oficina Nacional de Estadísticas (NBS, por sus siglas en inglés).

La segunda mayor economía del mundo creció un 7,4 por ciento en 2014, por debajo del objetivo del 7,5 por ciento previsto por el Gobierno, la menor expansión en 24 años.

La producción de acero se ha duplicado en solo ocho años, impulsada por el crecimiento de la economía china gracias a la expansión de la industria pesada, pero esto ha provocado un gran exceso de volumen y graves problemas de contaminación, sobre todo en las regiones del norte.

En un intento por mejorar la calidad del aire, Pekín adoptó las medidas más duras de su historia, ordenando a las fábricas de acero que reduzcan su actividad. Además, las fuertes caídas en el precio del metal y los altos inventarios también obligaron a algunas factorías a controlar su producción.

La Asociación del Hierro y el Acero de China aseguró la semana pasada que la producción podría estar aproximándose a su cota máxima, al tiempo que instó a los productores a que sigan recortando su exceso de capacidad y mejorando la eficiencia.

Editado en español por Carlos Serrano

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below