22 de enero de 2015 / 15:08 / en 3 años

Deuda venezolana cierra a la baja, mercados cautos ante inminente alza de combustibles y devaluación

El centro de Caracas visto desde lo alto de la montaña Waraira Repano. Imagen de archivo, 25 agosto, 2014. La deuda venezolana abrió el jueves ligeramente a la baja y el mercado se mantenía cauto ante la perspectiva de una devaluación y un aumento de la gasolina más barata del mundo, medidas que fueron adelantadas en la víspera por el presidente Nicolás Maduro. REUTERS/Jorge Silva

CARACAS (Reuters) - La deuda venezolana cerró el jueves a la baja mientras el mercado se mantuvo cauto ante una inminente devaluación y el aumento de la gasolina más barata del mundo, anunciados la noche previa por el presidente Nicolás Maduro.

El mandatario socialista, presionado por la recesión, la escasez y los altos precios, se decantó por mantener -al menos provisionalmente- un sistema de cambio controlado operado con tres mecanismos, que incluye una tasa fuertemente subsidiada para la compra de alimentos y medicinas.

No obstante, su Gobierno introducirá modificaciones que derivarían en una subida del tipo de cambio para el resto de las importaciones, catalogado por analistas como una devaluación.

Además, Maduro dijo que “llegó el momento” de subir el precio de los combustibles, una medida que ha sido detonante de protestas en el país petrolero.

El inminente aumento de la gasolina colocaría presión extra a unos precios cercanos a la hiperinflación, al aumentar los fletes de los alimentos y productos básicos, en un país donde la gran mayoría de la mercancía es transportada vía terrestre.

Economistas han agregado que un aumento en los tipos de cambio también generaría presión inflacionaria.

Los expertos habían recomendado una receta similar para aplacar la sed de divisas en el país, agravada por el desplome de los ingresos petroleros que son fuente del 95 por ciento de los dólares que entran al país sudamericano.

La falta de detalles sobre el funcionamiento y tasas de cambio de los nuevos mecanismos cambiarios, sin embargo, limitaban las reacciones del mercado. Maduro dijo que sus ministros ahondarán en el asunto, pero no mencionó cuándo.

El bono Global 2026 encabezó la lista de las pérdidas, con una caída de 1,7 puntos hasta los 34,500-36,800 al cierre del mercado, según datos de Thomson Reuters.

Mientras, el papel con vencimiento al 2027, considerado el referente del mercado, perdió 0,67 puntos para tocar valores mínimos desde fines de 2008.

Por su parte, el precio del bono PDVSA 2022, seguido de cerca por su elevado cupón, también cedió el jueves 0,6 puntos para cotizar entre 38,950 y 40,950 al cierre de las negociaciones.

“No está claro si estas medidas contendrán la crisis económica y reducirán suficientemente la balanza de pagos y la presión sobre los cumplimientos de deuda”, dijo Siobhan Morden, analista de Jefferies.

Quienes sí reaccionaron rápidamente fueron los opositores a Maduro, a quienes el gobernante de 52 años acusa de llevar a cabo una “guerra económica” con el fin de desbancarlo.

“Según el Gobierno se iban a hacer grandes anuncios para la recuperación económica del país pero, ¿se anunció algo importante para resolver el problema de la escasez?, ¿algún anuncio para que aparezca el jabón, la harina, las medicinas?”, se preguntó el líder de la oposición Henrique Capriles.

“No, ahí no se anunció nada. Nicolás lo que hizo fue meterle otra devaluación por el pecho al pueblo”, agregó.

MUY POCO, MUY TARDE

En 2015 y durante los próximos dos años, entre la República y la estatal Petróleos de Venezuela (PDVSA) deben desembolsar unos 10.000 millones de dólares anuales por vencimientos de bonos e intereses.

La pesada carga y las maltrechas finanzas del país miembro de la OPEP influyeron para que el mercado temiera una cesación de pagos tras lo cual el riesgo país, medido por el índice EMBI+ de JP Morgan, se ha disparado hasta llegar el jueves a los 3.284 puntos, mayor que países en guerra civil como Ucrania.

A pesar de los malos augurios para la economía de Venezuela, que según el Fondo Monetario Internacional (FMI) cerraría el 2015 con una contracción del 7 por ciento, los analistas vieron con optimismo la creación de un tercer mercado operado por corredurías públicas y privadas que, según lo dicho por Maduro, emularía un corro de flotación libre que existió hasta 2010.

La tarde del jueves, el ministro de Economía, Rodolfo Marco, informó a través de Twitter que el tercer mercado funcionaría “con operaciones de canje de títulos valores” a través de casas de bolsa autorizadas, sin ahondar en más detalles.

Según operadores, este tercer mercado podría revivir un mercado de permuta de deuda y reemplazar al paralelo que, a pesar de no ser usado por el grueso de la economía, ha servido de referencia en los últimos años. El jueves, el dólar cotizó en esa plaza en 180,95 bolívares por unidad, casi 4 bolívares por encima del cierre del miércoles.

“Esto puede introducir cierto dinamismo en el mercado, activar levemente el sector de servicios que circulaba alrededor de las casas de bolsa y frenar el paralelo, aunque levemente”, dijo Diego Moya-Ocampos, analista de IHS.

A pesar de que analistas reconocieron los anuncios de Maduro, aseguraron que aún se necesitan mayores ajustes como una mentada unificación de los tres tipos de cambio oficiales, el aumento de los precios controlados y la agilización en la entrega de divisas a los importadores.

“Si esas medidas se hubieran aprobado hace un año, la reacción del mercado habría sido eufórica”, concluyó Morden.

Reporte adicional de Diego Oré; Editado por Javier López de Lérida y Silene Ramírez

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below