Economía EEUU se enfría en 4to trimestre pero mantiene firmeza, confianza del consumidor en máximos de 11 años

viernes 30 de enero de 2015 14:25 GYT
 

Por Lucia Mutikani

WASHINGTON (Reuters) - El crecimiento económico de Estados Unidos se desaceleró con fuerza en el cuarto trimestre, ya que un débil gasto empresarial y un déficit comercial mayor contrarrestaron el más intenso ritmo del gasto del consumidor desde el 2006.

La desaceleración de la economía ocurre tras dos trimestres consecutivos de fuerte crecimiento y podría tener corta vida debido a los vientos a favor que dejan los menores precios de la gasolina.

Otros datos del viernes mostraron que la confianza del consumidor estadounidense trepó en enero a máximos en 11 años.

"Vemos que el fuerte consumo doméstico sigue respaldando el impulso al crecimiento en los próximos meses, pese a que la inversión sufre por la caída de los precios del petróleo", dijo Gennadiy Goldberg, un economista de TD Securities en Nueva York.

El Producto Interno Bruto de Estados Unidos creció a un ritmo anual del 2,6 por ciento tras la formidable tasa registrada en el tercer trimestre del 5 por ciento, dijo el viernes el Departamento de Comercio en su primera estimación del PIB en los últimos tres meses del 2014.

Economistas consultados por Reuters esperaban que la economía estadounidense se expandiera a un ritmo del 3 por ciento en el cuarto trimestre.

La mayoría de economistas considera que los fundamentos económicos de Estados Unidos son lo bastante fuertes como para soportar un impacto negativo de las debilitadas economías extranjeras.

Incluso con la moderación registrada en el cuarto trimestre, el crecimiento se mantuvo por encima del ritmo del 2,5 por ciento, que es considerado como el potencial de la economía.   Continuación...

 
Los rascacielos de Chicago se ven reflejados en una superficie cubierta con nieve. Imagen de archivo, 6 enero, 2015. El crecimiento económico de Estados Unidos se desaceleró con fuerza en el cuarto trimestre, ya que un débil gasto empresarial y un déficit comercial mayor contrarrestaron el más intenso ritmo del gasto del consumidor desde el 2006. REUTERS/Jim Young