ENTREVISTA-Odebrecht ve expansión más rápida de puerto cubano con mejoría en los vínculos con EEUU

viernes 30 de enero de 2015 22:24 GYT
 

Por Daniel Trotta

LA HABANA (Reuters) - La mejoría en las relaciones entre Cuba y Estados Unidos podría conllevar a una expansión más rápida del puerto sobre el cual la isla caribeña ha apostado gran parte de su futuro económico, dijo el viernes un ejecutivo de la compañía brasileña que construyó la instalación.

El gigante brasileño Odebrecht SA completó hace más de un año la nueva terminal porturaria del Mariel, al oeste de La Habana, con un crédito de 800 millones de dólares del banco estatal de desarrollo brasileño BNDES.

El puerto es visto como un potencial centro comercial de distribución que se abre al Caribe, América Central y del Sur, y está ubicado en el corazón de una zona de desarrollo especial diseñada para atraer la inversión extranjera a Cuba.

Estados Unidos y Cuba están restaurando sus relaciones diplomáticas luego de cinco décadas de hostilidades, aunque restablecer el comercio bilateral pleno y los viajes tomará más tiempo, ya que el presidente Barack Obama necesita del Congreso controlado por los republicanos para levantar completamente el embargo económico que Washington aplica a La Habana.

Mauro Hueb, director de operaciones de Odebrecht en Cuba, espera un auge de la inversión extranjera como resultado de la mejoría en las expectativas.

"Creemos que (el embargo) se va a levantar de corto a mediano plazo", dijo Hueb a Reuters el viernes en una entrevista. "Los cubanos siempre tuvieron la esperanza de que iba a levantarse. Y Mariel, por supuesto, fue un proyecto mirando hacia el futuro", añadió.

Odebrecht, que también tiene intereses en hoteles construidos en la isla y un convenio con el grupo azucarero estatal Azcuba, está participando en la expansión de la Terminal 3 del aeropuerto internacional de La Habana por lo que se considera una compañía que obviamente apuesta por Cuba.

Muchos de los potenciales empresarios extranjeros son más escépticos de hacer negocios con el Gobierno comunista, preocupados por la seguridad de las inversiones en un país que ha mostrado su voluntad de apropiarse de las compañías que considera atractivas, y que además ha llevado a la cárcel a ejecutivos extranjeros.   Continuación...