Líderes de Francia y Alemania viajan a Moscú para presionar por paz en Ucrania

viernes 6 de febrero de 2015 10:15 GYT
 

Por Timothy Heritage y Richard Balmforth

MOSCÚ/KIEV (Reuters) - Los líderes de Alemania y Francia tienen previsto llevar el viernes sus propuestas de paz a Moscú, en la segunda parte de una iniciativa que busca poner fin al conflicto en Ucrania, en el que han muerto ya más de 5.000 personas.

El planeado viaje de la canciller Angela Merkel y del presidente Francois Hollande para entrevistarse con el ruso Vladimir Putin se producirá tras cinco horas de conversaciones el día anterior con el líder ucraniano, Petro Poroshenko, en Kiev.

De regreso momentáneo a sus respectivas capitales, Hollande dijo que las conversaciones eran "el primer paso", mientras Merkel dijo que no está claro si la reunión en Moscú podrá garantizar un alto el fuego.

Su iniciativa llega tras los duros combates y los recientes avances territoriales logrados en el este de Ucrania por los separatistas prorrusos, a pesar de la tregua acordada en Bielorrusia en septiembre.

El Ejército ucraniano reportó la muerte de dos soldados más en las últimas 24 horas en el este, además de 26 heridos.

La creciente presión militar está afectando a la economía ucraniana y abrió un debate sobre la posibilidad de que Estados Unidos suministre armas de Kiev.

Merkel dijo que Hollande y ella no son mediadores neutrales, sino que representan a los intereses europeos. "Estos intereses son la paz, mantener el orden pacífico de Europa".

Un comunicado en la página web de Poroshenko aseguró que las partes expresaron la esperanza de que "Rusia tenga interés en" un acuerdo pacífico para acabar con el conflicto.   Continuación...

 
El presidente de Ucrania, Petro Poroshenko, saluda a la canciller alemana, Angela Merkel, y al presidente francés, Francois Hollande, durante una reunión en Kiev el 5 de febrero. REUTERS/Servicio de Prensa de la Presidencia de Ucrania/Mikhail Palinchak/Handout via Reuters.
Los líderes de Alemania y Francia tienen previsto llevar el viernes sus propuestas de paz a Moscú, en la segunda parte de una iniciativa que busca poner fin al conflicto en Ucrania, en el que han muerto ya más de 5.000 personas.