Ingresos mundiales de McDonald's en enero caen más de lo esperado

lunes 9 de febrero de 2015 13:22 GYT
 

(Reuters) - Las ventas comparables de McDonald's Corp cayeron un 1,8 por ciento en enero, más de lo esperado por los expertos, mientras la compañía lidia con los efectos secundarios de escándalos alimentarios en China y Japón.

Enero fue el octavo mes consecutivo en que bajan las ventas en los locales de McDonald's abiertos a nivel mundial hace al menos 13 meses.

La compañía se enfrenta, además, al cambio del gusto de los consumidores, la dura competencia en Estados Unidos y la inestabilidad política y económica que sufre Europa, su principal mercado de ingresos.

Las acciones de la mayor cadena mundial de comida rápida cayeron más del 1 por ciento, hasta los 92,95 dólares, en las operaciones previas a la apertura del mercado.

Las ventas comparables de restaurantes en Asia-Pacífico, Oriente Medio y África descendieron un 12,6 por ciento en enero, por encima del promedio negativo del 8,4 por ciento que esperaban los analistas, según señaló la empresa de análisis Consensus Metrix.

Los analistas esperaban un declive del 1,2 por ciento en las ventas comparables a nivel mundial.

Los ingresos en los locales abiertos por McDonald's en Estados Unidos hace al menos 13 meses, una medición de gestión estrechamente vigilada, crecieron un 0,4 por ciento, ayudados por un aumento de la demanda de sus desayunos.

Esta cifra fue marginalmente superior a las estimaciones de los analistas de un aumento del 0,3 por ciento.

En diciembre, estas ventas aumentaron por primera vez desde octubre de 2013. Los resultados se han visto afectados por la competencia de rivales directos más pequeños y ágiles, que van desde Burger King a Chick-fil-A.   Continuación...

 
El logo de McDonald's visto en uno de sus locales en Tokio. Imagen de archivo, 5 febrero, 2015. Las ventas comparables de McDonald's Corp cayeron un 1,8 por ciento en enero, más de lo esperado por los expertos, mientras la compañía lidia con los efectos secundarios de escándalos alimentarios en China y Japón. REUTERS/Toru Hanai