Inversión Extranjera Directa en China crece en enero a ritmo más acelerado en 4 años

lunes 16 de febrero de 2015 12:40 GYT
 

PEKÍN (Reuters) - La Inversión Extranjera Directa (IED) en China creció en enero a su ritmo más sólido en casi cuatro años, repuntando un 29,4 por ciento respecto al mismo mes del año anterior a 13.900 millones de dólares luego de que los inversores evitaron en gran parte al debilitado sector manufacturero y se centraron en la industria de servicios.

Pero los analistas advirtieron sobre sacar demasiadas conclusiones de los indicadores económicos sólo de enero, dadas las fuertes distorsiones estacionales causadas por el período festivo del Año Nuevo Lunar, que comenzó el 31 de enero en el 2014, pero este año empezará el 19 de febrero.

La IED de enero aumentó un 4,5 por ciento frente a diciembre, dijo el Ministerio de Comercio el lunes. En términos de valor, la IED de enero fue la más alta desde junio del 2014.

Datos anteriores mostraron que la IED en China aumentó sólo un 1,7 por ciento en el 2014, su ritmo más débil desde el 2012.

El débil desempeño subrayó un enfriamiento de la economía que está llevando a las empresas chinas a colocar dinero en activos en el extranjero.

La IED directa es un importante indicador de la salud de la economía mundial y también es un buen indicador de hacia dónde está fluyendo el capital dentro del país.

Shen Danyang, portavoz del ministerio, dijo a la prensa que la IED de China será estable para el 2015, pero que aún es demasiado pronto para predecir si China seguirá siendo el líder mundial en la atracción de inversión extranjera directa este año.

(Reporte de Jenny Su y Kevin Yao. Editado en español por Carlos Aliaga)

 
Rascacielos fotografiados en el distrito de negocios de Hong Kong . Imagen de archivo, 10 junio, 2014.  La Inversión Extranjera Directa (IED) en China creció en enero a su ritmo más sólido en casi cuatro años, repuntando un 29,4 por ciento respecto al mismo mes del año anterior a 13.900 millones de dólares luego de que los inversores evitaron en gran parte al debilitado sector manufacturero y se centraron en la industria de servicios. REUTERS/Bobby Yip