Bloqueo de carretera en Brasil pone en peligro envío de diésel para cosecha de soja

lunes 23 de febrero de 2015 12:52 GYT
 

Por Gustavo Bonato

SINOP, Brasil (Reuters) - Una protesta de camioneros por el alto precio de los combustibles bloqueó el lunes por sexto día la carretera más importante de la principal zona productora de granos de Brasil, amenazando el suministro de diésel para las máquinas que cosechan una campaña de soja que esperan sea récord.

Un grupo de compañías de transporte y camioneros independientes bloquearon el tránsito de productos en cinco tramos de la autopista BR-163 en Mato Grosso, el mayor estado productor de granos y ganado de Brasil, informó Rota do Oeste, que administra la autopista.

Esta carretera es también la única vía para el ingreso de productos como el combustible en gran parte del norte del Mato Grosso.

En algunas localidades menores hay escasez de diésel para equipos agrícolas, dijo Silvesio de Oliveira, un representante de la asociación de granjeros Aprosoja.

"Estamos preocupados. No es un problema amplio hasta el momento, pero podríamos ver pronto una escasez general de diésel", aseguró.

Las protestas de los camioneros surgieron como reacción al aumento de los impuestos a los combustibles, una de las muchas medidas impopulares que la presidenta, Dilma Rousseff, está poniendo en marcha para mejorar las cuentas de su Gobierno.

La cosecha de soja en el Mato Grosso alcanzaba el 25 por ciento de la zona plantada el viernes, por debajo del 45 por ciento en la misma época el año pasado, sobre todo por el retraso en la siembra y las recientes lluvias, que ralentizaron el proceso.

Operadores y analistas dijeron a Reuters que las protestas ya están afectando a los acuerdos con la soja recién recogida.   Continuación...

 
Camioneros bloquean parte de la carretera BR-116 en Curitiba, Brasil, feb 23 2015. Una protesta de camioneros por el alto precio de los combustibles bloqueó el lunes por sexto día la carretera más importante de la principal zona productora de granos de Brasil, amenazando el suministro de diésel para las máquinas que cosechan una campaña de soja que esperan sea récord.  REUTERS/Rododlfo Burher