Putin advierte que envíos de gas ruso a Ucrania y Europa podrían interrumpirse

miércoles 25 de febrero de 2015 12:27 GYT
 

Por Vladimir Soldatkin y Katya Golubkova

NOVO-OGARYOVO, Rusia (Reuters) - El presidente Vladimir Putin advirtió el miércoles que Rusia podría cortar los envíos de gas natural a Ucrania si Kiev no paga por adelantado, aumentando la posibilidad de que el tránsito del combustible hacia Europa se interrumpa por cuarta vez en los últimos años.

Tras criticar la decisión ucraniana de suspender los envíos de gas natural a las regiones separatistas del este que se han levantado contra la soberanía de Ucrania, Putin dijo: "Imaginen a esa gente que se quedará sin gas en invierno. No está solo el hambre (...) huele a genocidio".

El mandatario indicó que espera que no haya cortes en el suministro ruso, pero advirtió que Europa depende de la "disciplina financiera" de Ucrania.

Europa recibió unos 147.000 millones de metros cúbicos de gas ruso el año pasado, cerca de un tercio de sus necesidades totales. Apenas el 40 por ciento atravesó Ucrania.

Kiev y Moscú dicutieron el año pasado por el suministro de gas y su precio, profundizando el deterioro de las relaciones entre los dos países vecinos, ahora que las fuerzas ucranianas combaten a los separatistas prorrusos en el este del país.

Rusia detuvo los envíos de gas a Ucrania tres veces en los últimos años: en 2006, 2009 y el año pasado, tras acusar a Kiev de no pagar.

Occidente acusa a Moscú de usar la energía como un arma geopolítica para mantener a Ucrania bajo su influencia.

Esta vez, la disputa está centrada en el suministro a las regiones ucranianas de Donetsk y Luhansk, realizado en la actualidad de forma directa por Rusia con gas contratado para Ucrania.   Continuación...

 
El presidente ruso, Vladimir Putin, en una reunión en el palacio presidencial a las afueras de Moscú, feb 25 2015. El presidente Vladimir Putin advirtió el miércoles que Rusia podría cortar los envíos de gas natural a Ucrania si Kiev no paga por adelantado, aumentando la posibilidad de que el tránsito del combustible hacia Europa se interrumpa por cuarta vez en los últimos años. REUTERS/Yuri Kadobnov/Pool