Juez EEUU aprueba acuerdo de Commerzbank sobre sanciones por lavado de dinero

viernes 3 de abril de 2015 12:50 GYT
 

WASHINGTON (Reuters) - Un juez federal estadounidense aprobó formalmente el viernes un acuerdo entre el Gobierno de ese país y el banco alemán Commerzbank AG para resolver sanciones y violaciones a leyes sobre lavado de dinero.

Commerzbank alcanzó un acuerdo de juicio diferido con el Departamento de Justicia en marzo para resolver cargos que lo acusaban de traspasar fondos ilegalmente a través de Estados Unidos a países como Irán y Sudán.

El banco también fue acusado de no cumplir con leyes sobre lavado de dinero que requerían que las instituciones financieras detectaran e informaran actividades sospechosas en conexión con una investigación sobre un escándalo de contabilidad de la compañía japonesa Olympus.

Para resolver el caso, el banco deberá pagar colectivamente 1.450 millones de dólares en multas a la Fiscalía del Distrito de Manhattan, el Departamento de Servicios Financieros del estado de Nueva York y al Departamento de Justicia de Estados Unidos, con las fiscalías de Nueva York y Washington.

Las fiscalías de Estados Unidos y del estado de Nueva York acordaron retrasar los cargos criminales contra el banco por tres años, siempre que el prestamista acate los términos del acuerdo.

En la audiencia, el juez dijo que las violaciones fueron "muy serias", pero que un acuerdo de enjuiciamiento diferido se justificaba debido a la cooperación del banco con el Gobierno, su exhaustiva investigación interna y su disposición a impulsar sus programas de cumplimiento.

Commerzbank es uno de varios importantes bancos de Europa que ha sido apuntado por las autoridades estadounidenses en los últimos años por sanciones relacionadas a violaciones de leyes.

También se incluyen BNP Paribas, ING -con sede en Amsterdam-, los bancos británicos Standard Chartered Plc, Lloyds TSB Bank Plc, HSBC, Barclays, y el suizo Credit Suisse AG.

En este caso, las autoridades estadounidenses dijeron que Commerzbank ocultó más de 250 millones de dólares que destinó a través del sistema financiero del país principalmente a nombre de clientes iraníes y sudaneses.

(Reporte de Sarah N. Lynch, editado en Español por Manuel Farías)