Trabajadores de filial de chilena LATAM Airlines inician huelga; operaciones normales

jueves 9 de abril de 2015 10:25 GYT
 

SANTIAGO (Reuters) - Los trabajadores sindicalizados de una filial chilena de LATAM Airlines iniciaron el jueves una huelga legal por mejoras salariales, pero la compañía aseguró que sus operaciones eran normales pese a la paralización.

Tras varios días de escasos avances en las negociaciones, los funcionarios de las áreas de mantenimiento y auxiliares en tierra de LAN Express comenzaron la huelga, que fue aprobada la semana pasada por el 98,1 por ciento de sus afiliados.

"Efectivamente, la huelga ya comenzó en todo el país", dijo a Reuters el secretario del sindicato, Eric Arce.

LATAM, conformada por la chilena LAN y la brasileña TAM, informó que cuenta con un plan de contingencia para continuar operando normalmente su itinerario y minimizar los efectos que esta paralización podría ocasionar en sus operaciones.

Hasta las 10.30 hora local (1330 GMT), los vuelos han operado sin mayores contratiempos, dijo LATAM Airlines, el mayor conglomerado de aerolíneas de América Latina.

En la compañía informaron que 45 vuelos han despegado durante la mañana de manera normal en el país.

Los títulos de LATAM Airlines se mantenían distanciado del conflicto sindical y subían un 2,4 por ciento, a 5.420 pesos por acción en la Bolsa de Comercio de Santiago.

Esta paralización afecta a un 5 por ciento del total de las personas que trabajan en Chile, informó el grupo.

Según los trabajadores, la huelga afectaría el 40 por ciento de las operaciones de LAN Express, que también realiza algunos vuelos desde la capital chilena a otras ciudades de Sudamérica.   Continuación...

 
En la imagen,  un avión de la aerolí­nea chilena Lan aterriza en el aeropuerto internacional de Lima. Imagen de archivo, 5 noviembre, 2014. Los trabajadores sindicalizados de una filial chilena de LATAM Airlines iniciaron el jueves una huelga legal por mejoras salariales, mientras la compañía aseguró que cuenta con un plan para operar con normalidad pese a la paralización. REUTERS/Mariana Bazo