Inversores miran con cautela perspectivas económicas globales ante recientes datos EEUU

domingo 12 de abril de 2015 12:02 GYT
 

Por John O'Donnell

FRÁNCFORT (Reuters) - Los inversores adoptarán la próxima semana una actitud de cautela ante las recientes estimaciones sobre la salud de la economía de Estados Unidos, a pesar de que la atribulada Europa muestra las primeras señales de mejora.

Los ministros de Finanzas y banqueros centrales del Grupo de las 20 principales economías del mundo (G20) se congregarán en los próximos días en Washington en el marco de unos encuentros del Fondo Monetario Internacional, donde seguramente analizarán lo que consideran un débil panorama global, en el que incluso las perspectivas para Estados Unidos parecen deslucidas.

No obstante, existen motivos para tener esperanza en el bloque de la moneda única, pese a que todavía registra un bajo crecimiento y un alto nivel de desempleo.

El presidente del Banco Central Europeo (BCE), Mario Draghi, podrá declarar el éxito anticipado de su incipiente programa de alivio cuantitativo, ya que unas cifras que se conocerán el viernes confirmarían que la caída de precios en la zona euro está comenzando a estabilizarse.

"Estamos viendo lo opuesto que en el 2014", dijo Carsten Brzeski, economista de ING bank. "Ahora existen más dudas sobre Estados Unidos y China que sobre la zona euro", agregó.

El esperado programa del BCE destinado a comprar 60.000 millones de euros al mes en bonos gubernamentales también está ayudando a calmar el nerviosismo en las discusiones sobre la endeudada Grecia.

Atenas tiene hasta mitad de la próxima semana para mejorar un paquete de reformas necesario para recibir los préstamos de la zona euro, los que necesita para mantenerse a flote. Ese será un tema de discusión en Washington.

Si Grecia es marginada del bloque, podría descomponerse el ya delicado panorama global.   Continuación...

 
En la imagen, operadores trabajan en la Bolsa de Nueva York. 9 de abril, 2015. Los inversores adoptarán la próxima semana una actitud de cautela ante las recientes estimaciones sobre la salud de la economía de Estados Unidos, a pesar de que la atribulada Europa muestra las primeras señales de mejora. REUTERS/Brendan McDermid