Barril alcanza máximos del año por conflicto en Yemen

jueves 16 de abril de 2015 15:55 GYT
 

Por Robert Gibbons

NUEVA YORK (Reuters) - El petróleo subió para alcanzar máximos del año el jueves, después de cambiar de tendencia por noticias de que un grupo tribal conformado por antiguos militantes de al Qaeda tomó control de una importante terminal de crudo en Yemen.

* La terminal es uno de los mayores centros de la región de Hadramout, que exporta un promedio de 120.000 a 140.000 barriles por día (bpd) de crudo de campos en el área.

* Si bien es un productor relativamente pequeño, la escalada del conflicto en Yemen genera preocupaciones sobre su vecino y máximo exportador mundial Arabia Saudita.

* Los futuros del crudo Brent para entrega en junio subieron 66 centavos, a 63,98 dólares por barril, escalando desde un mínimo de 62 dólares y tocando en la sesión un máximo del año de 64,95 dólares.

* El crudo en Estados Unidos para entrega en mayo avanzó 32 centavos, a 56,71 dólares, alcanzando un máximo del 2015 de 57,42 dólares.

* La debilidad del dólar también apuntaló al petróleo, que se negocia en la moneda estadounidense.

* Los precios habían caído más temprano el jueves cuando la OPEP dijo en su informe mensual que su producción había subido en 810.000 barriles por día en marzo, pese a que los bajos precios comenzaron a pesar sobre la producción en Estados Unidos.

* El miércoles, en tanto, los precios del petróleo estadounidense escalaron cerca de un 6 por ciento luego que datos del Gobierno mostraron el menor aumento semanal en los inventarios desde la semana del 2 de enero, sugiriendo que los meses de exceso de oferta podrían estar comenzando a caer.   Continuación...

 
Un extractor de petróleo visto en un campo de crudo cerca de  Bakersfield. Imagen de archivo, 14 octubre, 2014.  El petróleo subió para alcanzar máximos del año el jueves, después de cambiar de tendencia por noticias de que un grupo tribal conformado por antiguos militantes de al Qaeda tomó control de una importante terminal de crudo en Yemen. REUTERS/Lucy Nicholson