Siembra de trigo argentino, sin crecimiento pese a promesas de cambio en políticas agrarias

viernes 24 de abril de 2015 11:23 GYT
 

Por Maximiliano Rizzi

BUENOS AIRES (Reuters) - Los principales aspirantes a las elecciones presidenciales de este año en Argentina han sugerido que cambiarán las políticas oficiales para el sector agrícola, pero esas promesas no son tan sólidas como para convencer a los productores de que siembren más trigo en la temporada 2015/16.

Los agricultores del país sudamericano -un proveedor mundial clave de granos y derivados- afirman que las restricciones oficiales a la venta externa de trigo y los altos impuestos que pagan esas operaciones están corroyendo la rentabilidad del cereal, cuya superficie se ha recortado en la última década.

Las principales asociaciones rurales están enfrentadas con el Gobierno de la presidenta Cristina Fernández desde hace años, por lo que muchos agricultores apuestan a un cambio de gestión para que mejore la situación del sector, de cara a los comicios presidenciales de octubre.

Sin embargo, las expectativas de cosechar el trigo bajo un nuevo Gobierno no han logrado aún impulsar la siembra del cereal.

"Todos los operadores están empezando a descontar un poco que el cambio de Gobierno va a traer algún tipo de mejora. Pero el productor que va a sembrar hoy no tiene reglas claras, no sabe qué va a pasar", afirmó Gustavo López, director de la consultora Agritrend.

"Hoy, siendo conservador, pienso que se puede llegar a mantener el área" sembrada el año pasado, señaló el analista. La implantación del cereal 2015/16 comenzará en las próximas semanas.

El área destinada al trigo argentino en el ciclo 2014/15 fue de 4,4 millones de hectáreas, según cifras de las principales bolsas de granos del país.

El experto consideró que la superficie del cereal sería igual o levemente inferior a la de la campaña pasada.   Continuación...

 
Imagen de archivo de una cosechadora operando en un trigal en General Belgrano, Argentina, dic 18 2012. Los principales aspirantes a las elecciones presidenciales de este año en Argentina han sugerido que cambiarán las políticas oficiales para el sector agrícola, pero esas promesas no son tan sólidas como para convencer a los productores de que siembren más trigo en la temporada 2015/16.   REUTERS/Enrique Marcarian