General Motors probablemente detendrá ensamblaje de vehículos en Venezuela en julio

miércoles 29 de abril de 2015 20:13 GYT
 

Por Tim McLaughlin y Ben Klayman

(Reuters) - General Motors dijo que es probable que detenga el ensamblaje de vehículos en Venezuela en julio, uniéndose a otras corporaciones estadounidenses que han adoptado medidas similares para proteger sus ganancias de la volatilidad monetaria del país petrolero.

GM tiene una planta en el centro del país, en la ciudad industrial de Valencia, donde ensambla los modelos Chevrolet Aveo, Cruze, Orlando y la camioneta Silverado. La empresa dice que emplea a unas 3.000 personas.

Con un férreo control de cambio que rige desde el 2003, la asignación de divisas ha declinado constantemente en Venezuela, cuyos ingresos por venta de petróleo -fuente de nueve de cada 10 dólares que entran al miembro de la OPEP- han caído tras el desplome de los precios del crudo.

Esta sequía de divisas ha producido escasez de productos como alimentos y medicinas; y ha impedido a las ensambladoras importar autopartes, forzando a algunas a parar líneas de producción y reducir nóminas.

"Al no tener capacidad de obtener dólares en el corto plazo, lo que creemos será poco plausible, la producción actual de vehículos probablemente cesará en julio de 2015", dijo la firma en un informe presentado la semana pasada ante la Comisión de Valores de Estados Unidos (SEC, por su sigla en inglés).

A pesar de las previsiones, un portavoz de la empresa dijo el miércoles que no se ha tomado una decisión definitiva.

"Seguimos trabajando con el Gobierno de Venezuela para encontrar soluciones para convertir la moneda", dijo el portavoz Tom Henderson a través de un correo electrónico.

GM despidió a 446 trabajadores este mes y la unidad local de Ford Motor Co, que detuvo sus operaciones hace dos semanas, está considerando el despido de 267 empleados, dijo esta semana un dirigente sindical a Reuters.   Continuación...

 
Foto de archivo del logo de General Motors a las afueras de su sede central en el Centro Renaissance en Detroit, Michigan. Foto tomada el 25 de agosto de 2009. REUTERS/Jeff Kowalsky/Files