Gasto en construcción EEUU baja a mínimo en seis meses en marzo

viernes 1 de mayo de 2015 11:03 GYT
 

WASHINGTON, 1 mayo (Reuters) - El gasto en construcción de Estados Unidos bajó en marzo al mínimo en seis meses, ya que los desembolsos para la edificación residencial privada bajaron abruptamente, lo que podría aumentar las preocupaciones sobre la capacidad de la economía para repuntar con fuerza tras la debilidad del primer trimestre.

El gasto en construcción bajó un 0,6 por ciento a un ritmo anual de 966.600 millones de dólares, el menor nivel desde septiembre, dijo el viernes el Departamento de Comercio.

Los economistas encuestados por Reuters esperaban un ascenso del 0,5 por ciento en el gasto en construcción de marzo.

Los gastos de febrero fueron revisados para mostrar que no registraron cambios en lugar de la baja informada anteriormente, de 0,1 por ciento.

Si bien existen señales de que la economía recupera algo de velocidad tras casi estancarse en el primer trimestre, datos de la construcción y las manufacturas sugieren una falta de impulso fuerte en la actividad.

La economía fue golpeada en el primer trimestre por el mal tiempo, la fortaleza del dólar, una disputa laboral portuaria -ya resuelta- y también por la caída de los precios del petróleo, que afectaron la producción doméstica de energía.

En marzo, el gasto de construcción fue presionado por un declive de 1,6 por ciento en el gasto en construcción residencial privada, el mayor declive desde junio.

Las erogaciones en construcciones unifamiliares descendieron 1,8 por ciento y la construcción de casas multifamiliares se desplomó un 2,1 por ciento.

El gasto en proyectos de construcción privada no residencial subió un 1,0 por ciento en marzo.   Continuación...

 
Un trabajador en las obras de construcción de una vivienda en Carlsbad, EEUU, sep 22 2014. El gasto en construcción de Estados Unidos bajó en marzo al mínimo en seis meses, ya que los desembolsos para la edificación residencial privada bajaron abruptamente, lo que podría aumentar las preocupaciones sobre la capacidad de la economía para repuntar con fuerza tras la debilidad del primer trimestre.  REUTERS/Mike Blake