Actividad económica de Brasil se desploma y desempleo crece

jueves 21 de mayo de 2015 18:19 GYT
 

Por Silvio Cascione y Alonso Soto

SAO PAULO/BRASILIA, 21 mayo (Reuters) - La actividad económica en Brasil se desplomó en el primer trimestre y el desempleo subió a un máximo de casi cuatro años, lo que se sumó a señales de una dolorosa recesión que podría empeorar en momentos en que el Gobierno reduce el gasto.

El Banco Central dijo el jueves que su índice de actividad IBC-Br bajó un 0,8 por ciento en el primer trimestre respecto a los tres últimos meses de 2014, tras caer más de lo esperado en marzo.

En otro reporte, el Instituto Brasileño de Geografía y Estadística (IBGE) dijo que la tasa de desempleo de Brasil escaló a 6,4 por ciento el mes pasado, el nivel más alto desde mayo de 2011.

En un tercer informe, la oficina impositiva dijo que la recaudación tributaria de Brasil cayó un 4,62 por ciento interanual en abril, a 109.241 millones de reales (35.990 millones de dólares).

Las cifras destacan la fuerte desaceleración de la economía brasileña, que ha llevado a la popularidad de la presidenta Dilma Rousseff a mínimos históricos y que amenaza a la calificación de grado de inversión de Brasil.

El fin del auge de una década de las materias primas explica en parte la caída en desgracia de la potencia minera y agrícola, que creció a un promedio anual de un 4 por ciento en los últimos 10 años.

Otros países de América Latina también están empezando a sentir el daño por el desplome de los precios de las materias primas y la economía de México creció en el primer trimestre a su ritmo más débil en más de un año.

Desde su reelección en octubre, Rousseff, de tendencia izquierdista, ha reducido el gasto y subido los impuestos para recuperar la confianza de los inversores, pese a temores de que la austeridad pueda agravar la recesión y dañar su respaldo político y popular.   Continuación...

 
Una persona revisa unos anuncios de empleo colocados en un poste en Sao Paulo, mar 19 2015. La actividad económica en Brasil se desplomó en el primer trimestre y el desempleo subió a un máximo de casi cuatro años, lo que se sumó a señales de una dolorosa recesión que podría empeorar pese a que el Gobierno reduce el gasto.  REUTERS/Paulo Whitaker