Draghi del BCE advierte que divergencias son una amenaza para el euro

sábado 23 de mayo de 2015 13:42 GYT
 

Por John O'Donnell y Axel Bugge

SINTRA, Portugal, 23 mayo (Reuters) - Las marcadas diferencias estructurales entre países de la zona euro podrían deshacer a la unión monetaria, advirtió el sábado el presidente del Banco Central Europeo, Mario Draghi.

Los francos comentarios de Draghi abordan una división creciente entre países como Alemania, que buscan equilibrar su gasto frente a sus ingresos, y la endeudada Grecia, que se resiste a la reforma económica.

"En una unión monetaria, no puedes tener divergencias estructurales grandes y en aumento entre países. Ellas tienden a volverse explosivas", declaró Mario Draghi ante una audiencia de académicos e integrantes de bancos centrales.

"Por lo tanto, van a amenazar a la existencia de la unión, a la unión monetaria", sostuvo.

Las diferencias en las culturas de los 19 países que componen el bloque monetario, desde Chipre, cercano a Oriente Medio, a Irlanda o Finlandia, en el norte, a menudo se han propagado a la gestión de sus economías.

Por ejemplo, las leyes laborales y el grado de protección ante la pérdida del empleo son diferentes dependiendo del país en que se viva.

Ha habido crecientes tensiones dentro de la zona euro debido a que la crisis financiera hizo necesario el rescate financiero de emergencia de países incluyendo a Irlanda, Portugal y Grecia.

Alemania ha tratado de persuadir a los países a que sigan su enfoque conservador sobre el gasto, mientras que otros acusan a Berlín de hacer muy poco para impulsar a la economía del bloque al rehusarse a otorgar préstamos para inversiones.

(Editado en español por Patricio Abusleme)

 
En la imagen de archivo, el presidente del Banco Central Europeo, Mario Draghi, llega a una reunión del comité de asuntos económicos y monetarios del Parlamento Europeo en Bruselas, el 23 de marzo de 2015. Draghi advirtió el sábado que las marcadas diferencias estructurales entre países de la zona euro podrían deshacer a la unión monetaria.
REUTERS/Yves Herman  - RTR4UJ5A