Bernanke no ve riesgo de fuerte desaceleración en China y es optimista sobre EEUU

miércoles 27 de mayo de 2015 09:22 GYT
 

Por Christine Kim

SEÚL, 27 mayo (Reuters) - El ex presidente de la Reserva Federal, Ben Bernanke, dijo que la desaceleración económica en China no debería preocupar a los mercados pues no hay riesgo de que sea fuerte, y que la decisión de subir las tasas de interés en Estados Unidos debería considerarse una señal positiva para la mayor economía mundial.

Bernanke, quien participó en una entrevista abierta en un foro del sector privado en Seúl el miércoles, dijo que espera que el alza de las tasas de interés sea "decepcionante" cuando ocurra y que sólo habría un impacto negativo menor en Corea del Sur.

"Podría haber cierta volatilidad. Países como Corea están en muy buenas condiciones porque tiene una política muy buena, buenas instituciones. No es uno débil o subdesarrollado y que no sabe cómo manejar flujos de capital", agregó.

Un alza en las tasas de la Fed, que los mercados esperan antes de fin de año, sería algo para celebrar, dijo Bernanke, que ahora trabaja en Brookings Institution y asesora al gigante de bonos Pimco y al fondo de cobertura Citadel.

"No sé cuando (se producirá el alza en las tasas), pero cuando comience, serán buenas noticias, no malas, porque significa que la economía estadounidense es lo suficiente sólida", aseveró.

NECESARIA DESACELERACIÓN EN CHINA

Bernanke también dijo que la desaceleración económica en China es necesaria dado que requiere cambiar su modelo de expansión para que sea más sostenible en el largo plazo.   Continuación...

 
El ex presidente de la Reserva Federal, Ben Bernanke, participando en una discusión en Brookings Institution, en Washington, 16 de enero de 2014. El ex presidente de la Reserva Federal, Ben Bernanke, dijo que la desaceleración económica en China no debería preocupar a los mercados pues no hay riesgo de que sea fuerte, y que la decisión de subir las tasas de interés en Estados Unidos debería considerarse una señal positiva para la mayor economía mundial. REUTERS/Gary Cameron