Bullard de Fed EEUU: promesa de tasa baja "no ayuda", meta de PIB sí

jueves 28 de mayo de 2015 13:43 GYT
 

28 mayo (Reuters) - La orientación a futuro de las tasas de interés y las compras de bonos, dos pilares de los banqueros centrales desde la crisis financiera de 2007-2009, de hecho podrían ser poco útiles para reactivar a una economía moribunda, mostró el jueves un estudio de un funcionario de la Reserva Federal estadounidense.

En cambio, la mejor forma de impulsar la expansión ante un declive económico severo es diseñar temporalmente una inflación mayor, de acuerdo con el estudio del presidente de la Fed de St. Louis, James Bullard.

"En el marco presentado aquí la política de orientación por adelantado - prometer que se seguirá en el límite inferior de cero (...) - no ayuda", escribió Bullard con sus coautores, Costas Azariadis de la Universidad de Washington, Aarti

Singh de la Universidad de Sídney y Jacek Suda de Narodowy Bank Polski.

"La flexibilización cuantitativa no parece una buena política, tampoco", dijo a los reporteros en una conferencia telefónica, aunque las conclusiones del documento en ese sentido son más ambiguas.

"Lo que sería una buena política aquí son las metas del PIB nominal, con ajustes especiales de niveles de precios cuando el límite inferior de cero amenace", agregó.

La mayoría de los colegas de Bullard en la Fed atribuyen a la orientación por adelantado y las compras de bonos la capacidad de evitar una recesión aún más severa, con una recuperación todavía más lenta.

Pero para Bullard, las tasas bajas de la Fed no cumplieron su deber y es momento de evaluar otros enfoques.

(reporte de Ann Saphir, editado por Gabriel Burin)

 
El presidente de la Fed de St. Louis, James Bullard, habla sobre la economía de Estados Unidos, durante una entrevista en Nueva York, 26 de febrero de 2015. La orientación a futuro de las tasas de interés y las compras de bonos, dos pilares de los banqueros centrales desde la crisis financiera de 2007-2009, de hecho podrían ser poco útiles para reactivar a una economía moribunda, mostró el jueves un estudio de un funcionario de la Reserva Federal estadounidense. REUTERS/Lucas Jackson