Débil crecimiento de actividad fabril coloca en primer plano medidas de estímulo de bancos centrales

lunes 1 de junio de 2015 09:08 GYT
 

Por Jonathan Cable y Ian Chua

LONDRES/SIDNEY, 1 junio (Reuters) - La actividad manufacturera mostró en mayo pocas señales de recuperación en Europa y Asia debido a que la demanda se mantuvo débil, lo que destacó la necesidad de que los bancos centrales continúen respaldando el crecimiento.

Los desalentadores sondeos empresariales se dan a conocer poco menos de tres meses después de que el Banco Central Europeo (BCE) lanzara un programa de estímulo de 1 billón de euros, y probablemente generen expectativas de que el Banco Popular de China tenga que introducir más medidas agresivas de política monetaria.

La actividad fabril de la zona euro fue más débil de lo previsto el mes pasado, mientras que el crecimiento del sector manufacturero en China apenas se aceleró y las exportaciones surcoreanas se contrajeron.

"En la zona euro en general el crecimiento está avanzando lentamente. Probablemente pueda haber un poco más de fortalecimiento en Alemania y Francia", dijo Peter Dixon de Commerzbank

"Vamos a tener que vivir con un crecimiento más lento en China. Hemos visto cierto alivio monetario modesto y esperamos que eso continúe", agregó.

La lectura final del índice de gerentes de compras (PMI) del sector manufacturero de la zona euro elaborado por Markit se situó en 52,2 en mayo, por debajo de una lectura preliminar de 52,3 pero por encima del nivel de 52,0 de abril.

Fue el vigésimo tercer mes en que el índice se mantiene por encima del nivel de 50 que separa el crecimiento de la contracción.

De forma inquietante para el BCE, las dos mayores economías de la región enfrentaron dificultades.   Continuación...

 
Un trabajador en la línea de ensamblaje del automóvil Renault Clio IV, en la fábrica de autos Renault, en Flins, Francia, 5 de mayo de 2015. La actividad manufacturera mostró en mayo pocas señales de recuperación en Europa y Asia debido a que la demanda se mantuvo débil, lo que destacó la necesidad de que los bancos centrales continúen respaldando el crecimiento. REUTERS/Benoit Tessier