1 de junio de 2015 / 16:32 / hace 2 años

Gasto del consumidor EEUU se mantiene estable; manufacturas repuntan levemente

5 MIN. DE LECTURA

Compradores pasean por los pasillos de la tienda Safeway, en Wheaton Maryland, 13 de febrero de 2015. El gasto del consumidor estadounidense se mantuvo imprevistamente estable en abril porque las familias redujeron las compras de autos y siguieron aumentando sus ahorros, lo que sugiere que la economía tuvo dificultades para ganar impulso al comienzo del segundo trimestre.Gary Cameron

WASHINGTON (Reuters) - El gasto del consumidor estadounidense se mantuvo imprevistamente estable en abril porque las familias redujeron las compras de autos y siguieron aumentando sus ahorros, lo que sugiere que la economía tuvo dificultades para ganar impulso al comienzo del segundo trimestre.

Sin embargo, hubo señales de un camino hacia un repunte tras el declive del primer trimestre, pues otros reportes del lunes reflejaron que la actividad manufacturera retomó el ritmo en mayo y el gasto de construcción subió con fuerza en abril a un máximo de casi seis años y medio.

Aún así, el consumo flojo y la escasa presión inflacionaria, después de que un índice de precios basado en el consumo registró en abril el incremento más pequeño desde fines de 2009 en base anual, sugieren que la Reserva Federal probablemente no elevará las tasas de interés antes de fin de año.

"Ninguno de estos acontecimientos hace que el encuentro de política de junio sea una fecha más probable para comenzar a subir las tasas de lo que ya era el caso", dijo John Ryding, economista jefe de RDQ Economics en Nueva York.

El Departamento de Comercio dijo que la lectura sin cambios del gasto del consumidor siguió a un incremento de 0,5 por ciento en marzo. El gasto del consumidor también estuvo limitado por una demanda débil de servicios públicos debido a las temperaturas más altas.

Los economistas encuestados por Reuters habían proyectado que el gasto del consumidor, que explica más de dos tercios de la actividad económica de Estados Unidos, crecería un 0,2 por ciento en abril.

En otro reporte, el Instituto de Gerencia y Abastecimiento (ISM, por sus siglas en inglés) dijo que su índice de actividad fabril a nivel nacional fue de 52,8 en mayo, un alza desde 51,5 en abril. Datos superiores a 50 indican expansión.

El índice de nuevos pedidos aumentó a su mayor nivel desde diciembre.

El dólar se fortalecía frente a una cesta de divisas, al tiempo que los precios de la deuda estadounidense perdían terreno.

Ajustado por la inflación, el consumo también se mantuvo sin cambios en abril, tras crecer 0,4 por ciento en marzo.

En un segundo informe, el Departamento de Comercio dijo que el gasto de construcción subió un 2,2 por ciento a un ritmo anual de 1,0 billón de dólares, el máximo desde noviembre de 2008. El incremento porcentual fue el mayor desde mayo de 2012.

Los reportes de manufacturas y construcción se sumaron a los datos de planes de inversión empresarial, empleo y las viviendas para sugerir algún impulso en la economía a comienzos del segundo trimestre, pese a que el gasto del consumidor y la producción industrial han estado flojos.

La economía repunta lentamente desde su declive del primer trimestre, afectada por la fortaleza del dólar y recortes en el sector energético, que fue golpeado por el derrumbe del valor del petróleo.

El Producto Interno Bruto se contrajo un 0,7 por ciento anual en el primer trimestre.

Pero con la producción contenida por una combinación de factores temporales, incluyendo un problema con el modelo que usa el Gobierno para suavizar las fluctuaciones estacionales de los datos, la caída del producto interno bruto probablemente exagera la debilidad económica.

Un mercado laboral ajustado reforzaría el crecimiento de los salarios, por lo que el consumo se aceleraría en los próximos meses, también apoyado en un ahorro para las familias por el menor precio de la gasolina.

En abril, el ingreso personal creció un 0,4 por ciento tras permanecer plano el mes anterior. Eso reflejó un salto en los salarios. Como los ingresos excedieron al consumo, la tasa de ahorro se elevó a un 5,6 por ciento desde un 5,2 por ciento en marzo.

Con el consumo apagado, las presiones de precios fueron benignas en abril, haciendo que la inflación esté aún más por debajo de la meta de la Fed de un 2 por ciento.

Un índice de precios basado en el consumo personal se mantuvo sin cambios tras subir 0,2 por ciento en marzo. En términos anuales, aumentó un 0,1 por ciento, su menor avance desde octubre de 2009.

Sin contar alimentos ni energía, los precios subieron solo un 0,1 por ciento por tercer mes seguido. El llamado índice de precios PCE estructural aumentó 1,2 por ciento en los 12 meses a abril, moderándose desde la subida de 1,3 por ciento a marzo.

El índice de precios PCE estructural es seguido de cerca por la Fed a la hora de determinar la política monetaria. La lectura débil contrasta con el reporte del índice de precios al consumidor publicado en mayo, que mostró un repunte de la inflación en el último par de meses.

La divergencia podría deberse a que el gasto en salud recibe un tratamiento estadístico diferente en ambos informes.

Reporte de Lucia Mutikani Editado por Gabriel Burin

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below