Reformas en riesgo mientras China apunta a meta de crecimiento en 2020

jueves 4 de junio de 2015 09:49 GYT
 

Por Kevin Yao

PEKÍN (Reuters) - China parece apuntar hacia un crecimiento económico anual del 7 por ciento en su próximo plan quinquenal para poder alcanzar sus ambiciosas metas del 2020, generando preocupación de que la política se imponga sobre el compromiso de hacer reformas que podrían implicar un crecimiento menor pero más sostenible.

Muchos economistas creen ya que el crecimiento en el 2015 será inferior a esta marca -el Fondo Monetario Internacional espera un 6,8 por ciento y luego un 6,25 por ciento en 2016-, pero Pekín necesita un promedio cercano al 7 por ciento para cumplir su meta declarada de duplicar el Producto Interno Bruto y el ingreso per cápita para el 2020 en relación con al 2010.

La Comisión Nacional de Desarrollo y Reforma (NDRC, por sus siglas en inglés), la máxima agencia planificadora del país, ha pedido recomendaciones de expertos y asesores políticos, divididos entre quienes defienden un objetivo menor de crecimiento del 6,5 por ciento para el periodo de 5 años y los que abogan por un 7 por ciento.

"El objetivo de duplicar el PIB será una restricción dura, que hará difícil que el Gobierno fije una meta menor", afirmó un investigador de la NDRC.

Las autoridades chinas discutirán el decimotercer plan quinquenal del país, un proyecto de desarrollo económico y social entre 2016 y 2020, durante una reunión en el otoño boreal, según fuentes involucradas en las discusiones de política interna.

"Un objetivo del 7 por ciento podría ser aceptado por todas las partes", dijo un destacado economista de un importante centro de estudios gubernamental.

"Es un asunto más político que económico", señaló.

La trayectoria económica se ha desacelerado mucho. Desde un crecimiento anual del 9,3 por ciento en el 2011 pasó al 7,4 por ciento el año pasado y este año Pekín apuesta por el 7 por ciento, que sería el más lento en un cuarto de siglo.   Continuación...

 
Una bandera de China flameando en el distrito comercial de Pekín, 20 de abril de 2015. China parece apuntar hacia un crecimiento económico anual del 7 por ciento en su próximo plan quinquenal para poder alcanzar sus ambiciosas metas del 2020, generando preocupación de que la política se imponga sobre el compromiso de hacer reformas que podrían implicar un crecimiento menor pero más sostenible. REUTERS/Kim Kyung-Hoon