Deutsche Bank nombra presidente ejecutivo a John Cryan tras renuncia de copresidentes Jain y Fitschen

domingo 7 de junio de 2015 10:45 GYT
 

Por Thomas Atkins y Edward Taylor

FRÁNCFORT (Reuters) - El mayor banco de Alemania, Deutsche Bank, nombró el domingo a John Cryan como su nuevo presidente ejecutivo, después de que los dos ejecutivos que compartían el cargo, Anshu Jain y Juergen Fitschen, dimitieron tras recibir críticas de los inversores.

Cryan, de 54 años, lleva en la junta supervisora del banco desde 2013 y fue ex presidente financiero en UBS.

Sustituirá a Jain a partir del 1 de julio y se convertirá en el único presidente ejecutivo cuando Fitschen deje el cargo el próximo año, informó la entidad.

Deutsche Bank (DBKGn.DE: Cotización) ha luchado por restaurar su imagen, dañada por una serie de problemas regulatorios y legales, que incluyen investigaciones por la supuesta manipulación de las tasas de interés referenciales, evasión de impuestos y lavado de dinero.

Es uno de los últimos grandes bancos europeos que sustituyen a sus máximos gestores desde la crisis financiera, después de que Barclays BARC.L, Credit Suisse CSGN.VX y UBS UBSN.VX purgaron a sus cargos máximos para dejar paso a nuevos líderes.

En un esfuerzo de último minuto por recuperar la confianza en su liderazgo, la entidad presentó un cambio radical en su gestión el 21 de mayo, pero algunos inversores exigieron más cambios.

Cryan afirmó que hay mucho trabajo que hacer.

"Nuestro futuro se definirá por lo bien que presentemos nuestra estrategia, impresionemos a los clientes y reduzcamos la complejidad. Estoy deseoso de empezar este trabajo el 1 de julio", afirmó en un comunicado del Deutsche anunciando su nombramiento.   Continuación...

 
Deutsche Bank nombró el domingo a John Cryan como su nuevo presidente ejecutivo, después de que los dos ejecutivos que compartían el cargo, Anshu Jain y Juergen Fitschen, dimitieron tras recibir críticas de los inversores. En la imagen, Cryan sonríe durante una conferencia de prensa cuando era presidente financiero del banco suizo UBS en Zúrich. 8 febrero 2011. REUTERS/Arnd Wiegmann/Files