Casa Blanca niega que Obama haya dicho que un dólar fuerte es un problema

lunes 8 de junio de 2015 08:46 GYT
 

KRUN, Alemania (Reuters) - Un funcionario estadounidense de alto rango negó el lunes un reporte acerca de que el presidente Barack Obama había dicho en una cumbre del grupo de las siete naciones más industrializadas del mundo que la fortaleza del dólar era un problema.

Bloomberg News citó previamente a un funcionario francés diciendo que Obama había hecho ese comentario.

"El presidente (Obama) no dijo que el dólar fuerte era un problema", señaló el funcionario de Estados Unidos.

"Habló de algo que ya había mencionado anteriormente, en varias oportunidades: que la demanda global es demasiado débil y que los países del G-7 deben usar todos los instrumentos políticos, incluida la política fiscal así como también reformas estructurales y la política monetaria, para promover el crecimiento", explicó el funcionario estadounidense.

Bloomberg difundió el reporte luego de que un grupo de periodistas franceses se reunieran con el presidente Francois Hollande el lunes por la mañana, antes del segundo día de la cumbre del G-7.

El dólar cayó brevemente frente al euro y el yen japonés después del informe, pero se recuperó luego de la desmentida.

Los líderes de Estados Unidos, Alemania, Francia, Gran Bretaña, Italia, Japón y Canadá debatieron sobre la recuperación económica mundial en la primera sesión de la cumbre el domingo, pero los funcionarios de otras delegaciones dijeron que no se focalizaron en asuntos monetarios.

(Reporte de Jeff Mason y Noah Barkin. Escrito por Paul Taylor; Editado en español por Ana Laura Mitidieri)

 
El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, le da la mano a personas durante una ceremonia de bienvenida en el aeropuerto de Munich, Alemania, 7 de junio de 2015. Un funcionario estadounidense de alto rango negó el lunes un reporte acerca de que el presidente Barack Obama había dicho en una cumbre del grupo de las siete naciones más industrializadas del mundo que la fortaleza del dólar era un problema. REUTERS/Lukas Barth