10 de junio de 2015 / 12:09 / hace 2 años

Merkel y Hollande dirán a Tsipras que llegue a acuerdo con acreedores

Angela Merkel y Alexis Tsipras durante una conferencia de prensa, en Berlín, el 23 de marzo de 2015. Grecia y sus acreedores internacionales mantenían sus profundas diferencias el miércoles, mientras los líderes de Alemania y Francia demoraban una esperada reunión con el primer ministro griego, Alexis Tsipras, en un intento por presionar para que Atenas haga más concesiones a fin de sellar un acuerdo de deuda. REUTERS/Hannibal Hanschke

BRUSELAS/ATENAS (Reuters) - Los líderes de Alemania, Francia y la Comisión Europea le dijeron a Grecia el miércoles que debe alcanzar un acuerdo con sus acreedores y dejar de buscar términos más suaves en una solución política para desbloquear fondos que el país necesita desesperadamente.

El jefe del grupo que reúne a los ministros de Finanzas de la zona euro dijo que aún era posible lograr un acuerdo con Atenas que involucra financiamiento a cambio de reformas para su reunión del 18 de junio, con sólo unos cuantos temas pendientes por resolver, pero que las propuestas griegas no eran satisfactorias.

Sin un acuerdo para destrabar dinero fresco para finales de este mes, Grecia se encamina hacia una cesación de pagos, con severas consecuencias para su economía y con el riesgo de tener que abandonar el bloque monetario.

Portavoces de la canciller alemana, Angela Merkel, y del presidente francés, Francois Hollande, dijeron que los líderes se reunirían con el primer ministro griego, Alexis Tsipras, tras una cena en una cumbre de la Unión Europea y la Comunidad de Estados de Latinoamérica y el Caribe (CELAC).

Pero Merkel resaltó que aunque desean mantener a Grecia en el bloque monetario de 19 países, eso requiere finalizar conversaciones técnicas con la Comisión Europea, el Banco Central Europeo y el Fondo Monetario Internacional.

“El mensaje será: tienen que continuar las negociaciones con las tres instituciones”, dijo la canciller alemana a periodistas.

Un portavoz alemán calificó como “pura invención” un reporte de prensa que aseguraba que Merkel podría acordar un pacto si Grecia se compromete a al menos una de las mayores reformas económicas que piden los acreedores, diciendo que dependía de las instituciones.

Atenas dijo que estaba a la espera por una respuesta de los acreedores a sus propuestas presentadas el lunes. Funcionarios de la zona euro dijeron que la nueva oferta era inadecuada para sanear el presupuesto griego y además diluía las reformas clave que necesita la nación para hacer su economía más competitiva.

El presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, quien acusó a Tsipras el domingo de tergiversar las propuestas de los acreedores y de inducir a error a su Parlamento, tuvo una breve reunión con el líder griego y acordó reanudar las conversaciones el jueves.

Un funcionario griego que acompaña a Tsipras dijo a periodistas que era difícil para Atenas realizar más concesiones.

“Creemos que si existe buena voluntad de todas las partes, si hay voluntad política, sería posible alcanzar un acuerdo. Grecia ha hecho lo que tuvo que hacer y lo que puede hacer. Hay deliberaciones en todos los niveles posibles para alcanzar un acuerdo”, dijo el funcionario.

TIEMPO SE ACABA RÁPIDO

En una nueva complicación, una corte en Grecia dictaminó que el Gobierno debería revertir los recortes a las pensiones del sector privado realizado en el 2012 como una condición de su acuerdo de rescate.

En Helsinki, el presidente del Eurogrupo, Jeroen Dijsselbloem, advirtió que el tiempo se acaba rápido y las instituciones necesitan tiempo para evaluar cualquier nueva propuesta que Grecia pudiera hacer.

“Aún estamos abiertos a alternativas serias, pero las opciones de los últimos días no han sido lo suficientemente concluyentes”, dijo en conferencia de prensa Dijsselbloem luego de mantener una reunión con su par finlandés, Alexander Stubb.

Atenas posiblemente caerá en default de un pago de 1.600 millones de euros al Fondo Monetario Internacional que vence a fines de junio, a menos que reciba nuevos fondos de su rescate congelado o que el Banco Central Europeo le permita vender más deuda de corto plazo a los bancos griegos.

Esto sólo sucederá si las partes llegan a un acuerdo en las próximas semanas sobre las reformas económicas que Atenas debe aplicar, en un proceso marcado por ásperas negociaciones en los últimos cuatro meses.

Una moratoria de pagos podría llevar a la imposición de controles de capital y posiblemente pondrá a Grecia en camino a convertirse en el primer país en abandonar la zona euro de 19 naciones, socavando la declarada irreversibilidad de la moneda.

Reporte adicional de George Georgiopoulos Y Deepa Babington en Atenas, Jussi Rosendahl en Helsinki y Marius Zaharia en Londres. Escrito por Paul Taylor, editado en español por Marion Giraldo/Manuel Farías

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below