Pedidos a fabricantes de aviones aumentan por demanda en Asia y Oriente Medio

lunes 15 de junio de 2015 10:39 GYT
 

Por Victoria Bryan y Sarah Young

PARÍS (Reuters) - Airbus y Boeing abrieron el lunes la feria aérea de París con una serie de acuerdos multimillonarios debido a que la demanda de aerolíneas en Asia y Oriente Medio incrementó sus libros de pedidos ya hinchados.

Airbus firmó con Saudi Arabian Airlines para que sea su cliente inaugural de su nuevo avión A330-300 Regional, y la aerolínea se comprometió con 20 de esas aeronaves, así como también con 30 A320neo en un negocio por alrededor de 8.200 millones de dólares, según los precios de catálogos.

El fabricante europeo de aviones también dijo que Garuda Indonesia firmó una carta de intención para comprar 30 aviones A350 XWB, potencialmente por un valor cercano a los 9.000 millones de dólares.

La misma aerolínea se comprometió a comprar hasta 30 aeronaves 787-9 Dreamliner de Boeing y 30 737 MAX 8 en un acuerdo que podría ascender a 10.900 millones de dólares.

Pese a la actividad, analistas prevén que la reunión de este año de la industria aeroespacial arroje menos negocios de grandes cifras que en el pasado reciente, pues ahora los esfuerzos se concentrarían en la producción de 1,8 billones de dólares de aviones ya vendidos.

No obstante, la demanda continúa robusta, particularmente de aerolíneas de Oriente Medio y Asia, en rápido crecimiento.

El lunes, Airbus elevó su pronóstico para la demanda de aviones a 20 años en casi un 4 por ciento, a 32.600, impulsado por el crecimiento en esas regiones.

Eso fue parecido a la evaluación de Boeing del mercado la semana pasada.   Continuación...

 
Vista del exterior de un avión Airbus A350 XWB, fotografiado durante la conferencia de prensa anual de Airbus, en Colomiers, cerca de Toulouse, 13 de enero de 2015. Airbus y Boeing abrieron el lunes la feria aérea de París con una serie de acuerdos multimillonarios debido a que la demanda de aerolíneas en Asia y Oriente Medio incrementó sus libros de pedidos ya hinchados. REUTERS/Regis Duvignau