16 de junio de 2015 / 22:55 / en 2 años

A un año del desplome, el mercado del petróleo se enfrenta a más problemas

SINGAPUR/LONDRES/NUEVA YORK/TOKIO (Reuters) - A un año del comienzo de una de las mayores caídas del precio del petróleo en la historia, la principal fuerza detrás del desplome sigue intacta: Aún hay demasiado crudo.

Mientras los suministros siguen creciendo, el panorama económico se ha ensombrecido para el principal consumidor de energía, China, que ha sido uno de los pocos puntos destacados en el mercado.

A la combinación hay que añadir una producción récord de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) y la posibilidad de un regreso de las exportaciones de petróleo de Irán, por lo que las turbulencias en los precios parecen casi seguras.

Los precios del petróleo iniciaron hace un año una caída de siete meses, que llevó los futuros del crudo Brent desde 116 dólares por barril a cerca de 45 dólares en enero.

Si bien los precios se han recuperado algo desde entonces, hay pocas señales de que la estrategia de la OPEP de mantener una alta producción para sacar a competidores del mercado -como el petróleo de esquisto de Estados Unidos- haya provocado cambios fundamentales en el mercado.

“El cambio realmente bajista es la subida de la producción de la OPEP desde 29,79 millones de barriles por día (bpd) del año pasado a más de 31 millones de bpd. Creo que es el cambio fundamental más significativo de los últimos 12 meses”, dijo Tamas Varga, analista de petróleo de PVM.

Cifras de la Administración de Información de Energía de Estados Unidos (EIA) publicadas este mes muestran que la sobreoferta de petróleo -la diferencia entre producción y consumo- se ha más que duplicado a 2,6 millones de bpd desde fines del segundo trimestre del año pasado.

“No vamos a estar tranquilos en lo que se refiere al equilibrio entre oferta y demanda. En cierto sentido, pensamos que la situación general ha empeorado”, dijo Vikas Dwivedi, jefe de estrategia global de gas y petróleo de Macquarie.

Y aún más suministro estaría por llegar al mercado.

Las grandes potencias e Irán están tratando de llegar a un acuerdo sobre el programa nuclear del país persa para fines de mes, lo que podría permitir un levantamiento de las sanciones que han reducido la exportación de crudo de Irán a 1 millón de bpd desde 3 millones de bpd.

Si Irán vuelve a los mercados antes de fin de año, los operadores dicen que se evitaría la baja de existencias que usualmente ocurre en el cuarto trimestre, evitando así un ajuste del mercado hacia el equilibrio.

“NO APUESTEN A CHINA”

Cómo se desempeñe el mercado hacia fin de año y en 2016 dependerá mucho también de China.

Sus importaciones de crudo se han mantenido cerca de niveles récord durante seis meses porque la demanda por gasolina se ha disparado debido a un auge de los automóviles nuevos y un incremento de las reservas estratégicas del Gobierno.

Si bien algunos analistas creen que la demanda China se mantendrá sólida, hay señales de que su sed por petróleo se está moderando, ya que la segunda mayor economía del mundo está creciendo a su menor ritmo en décadas.

“No apuesten a un rebote en China a fines de este año. El Gobierno ha intentado mucho impulsar el crecimiento sin que hasta ahora funcione y eso también podría afectar la demanda por energía”, dijo Frederic Neumann, uno de los jefes de investigación económica en Asia de HSBC.

Las importaciones de petróleo de China cayeron más de un 10 por ciento en mayo frente al año anterior, la mayor baja desde noviembre de 2013, y las ventas de automóviles también retrocedieron.

El panorama económico mundial también se ha oscurecido. El Banco Mundial bajó su pronóstico de crecimiento global para 2015 a un 2,8 por ciento desde un 3 por ciento y avisó a los países que deben “abrochar sus cinturones”.

A raíz de la baja de los precios, muchos analistas esperaban que la producción cayera, especialmente la de los perforadores de gas de esquisto en Estados Unidos, que son muy sensibles a los vaivenes del mercado.

Y sin bien algunos productores han reducido las perforaciones y han dejado de producir, la extracción sigue alta por la entrada en operaciones de pozos ya abiertos y una reducción de costos de las empresas para seguir en el negocio.

Al mismo tiempo, la OPEP está produciendo a niveles récord y el principal exportador, Arabia Saudita, ha sugerido que puede aumentar más su oferta.

¿UNA ABUNDANCIA PERMANENTE?

La EIA espera que la sobreoferta se prolongue al menos hasta 2017, pero algunos dicen que la abundancia puede ser permanente porque el petróleo está perdiendo participación de mercado en el consumo energético mundial.

“Creo que la tendencia abrumadora es que mengua rápidamente la fuerza del petróleo en las economías desarrolladas y en desarrollo”, dijo Tom O‘Sullivan, consultor de energía de Mathyos Japan, quien destacó que en los últimos 30 años la intensidad energética -la cantidad de energía necesaria para generar una unidad del Producto Interno Bruto- ha bajado a la mitad en China, a niveles de economías desarrolladas.

BP dijo en su pronóstico anual este mes que el año pasado pudo haber sido un punto de quiebre para la industria energética.

“En los próximos años, es posible que el 2014 sea visto como una línea divisoria por la industria energética (...) El cuadro general es uno de abundantes reservas, con nuevas fuentes de energía que se descubren más rápido de lo que se consumen”.

Por Jacob Gronholt-Pedersen y Henning Gloystein en SINGAPUR; Christopher Johnson en LONDRES; Jessica Resnick-Ault en NUEVA YORK y Osamu Tsukimori y Aaron Sheldrick en TOKIO; Editado en español por Javier López de Lérida

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below